En el verano de 2017 decidimos realizar un viaje en coche en el que visitamos la provincia de Girona, parte del sur de al región francesa de Occitania y la ciudad de Zaragoza, a la que hicimos una visita relámpago tras hacer escala en nuestro viaje desde Toulouse de vuelta a casa.

En 11 días hicimos una bonita visita a la provincia de Girona, haciendo una breve parada en Lleida de camino. En nuestro salto a Francia visitamos Carcassone, Toulouse (donde teníamos la base), Albí y sus alrededores y parte de los pirineos franceses.

Aquí podéis seguir nuestro viaje. Esperamos que os guste.

La preparación del viaje

En nuestro anterior viaje largo con los dos niños decidimos alojarnos en un piso a través de AirBnB pero esta vez pensamos que lo mejor era ir a hoteles, donde vas a despreocuparte mucho más de las tareas cotidianas aunque pierdes un poco de libertad a la hora de las comidas.

Pero creemos que poniendo todo en una balanza, ganan los hoteles cuando viajas con niños. Eso sí, el principal requisito a la hora de buscar alojamiento era que hubiera piscina, donde los niños pudieran disfrutar después de nuestras visitas.

Como de costumbre los reservamos en hoteles.com para así ganar noches gratis.

Los desplazamientos los hicimos en nuestro coche. Unos trayectos muy largos de ida y de vuelta pero mucha libertad a la hora de moverte en el destino cuando tienes vehículo propio.

Día 1. De camino a Girona. Parada en Lleida

Lleida - Plaza Sant JoanTocaba un viaje largo. Más de 700 km y no sabíamos cómo iban a responder nuestros hijos ante tantas horas de coche. Pero el viaje fue muy tranquilo y no tuvimos ningún problema.

Salimos bastante pronto y a media mañana llegamos a Lleida donde hicimos una pequeña parada. No estuvimos mucho tiempo pero suficiente para hacernos una idea de cómo es el centro de la ciudad.

Dejamos el coche en un parking cercano a la Catedral y el Río Segre y desde allí fuimos a visitar esta zona de Lleida.

La Catedral no es que sea de las más bonitas de España pero sí el edificio que se encuentra justo enfrente, el Institut d’Estudis Ilerdencs, donde se encuentra el Museo Arqueológico. Desde allí parte la Calle Mayor, repleta de tiendas, que te lleva hasta la Plaza de Sant Joan, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre y estás a los pies de la Seu Vella, el lugar más interesante de Lleida.

Lleida - Seu VellaLa Seu Vella es la antigua Catedral de Lleida, data del siglo XIII y es su monumento más emblemático.

Tras esta breve visita a Lleida, sabemos que hay mucho más que ver y esperamos volver, continuamos nuestro camino hasta Girona atravesando unas impresionantes montañas verdes antes de llegar a nuestro hotel de Girona y descansar del largo viaje que habíamos tenido.

En Girona elegimos el Hotel Costabella, situado a las afueras de la ciudad pero bastante cerca del centro, a donde incluso se podía llegar paseando. Nos gustó mucho que tuviera una sala repleta de juguetes donde los niños pasaron bastantes horas en los 6 días que pasamos en Girona.

Día 2. Paseando por Girona

Nuestro primer día completo en Girona lo dedicamos a visitar la propia ciudad. Tras el desayuno emprendimos camino hasta el centro aparcando junto a uno de los accesos a la parte histórico en un parking gratuito bajo las vías del tren.

Cruzando un puente sobre el Río Onyar, desde el que teníamos unas maravillosas vistas de los principales monumentos de la ciudad, llegamos a la Basílica de Sant Feliu, a cuya puerta principal se puede acceder a través de una buena escalinata. Pero también puedes callejear un poco para llegar a una puerta lateral y entrar en su interior

Muy cerca se encuentra la Catedral de Girona. Aquí la escalinata es todavía mayor pero también puedes callejear para subir y entrar a su interior. Ambos templos son espectaculares y un símbolo del Barri Vell, el Casco Antiguo de la ciudad.

Lo siguiente que hicimos fue perdernos por las calles del La Judería. Unos callejones medievales que te llevan a otro tiempo y en donde incluso solo puedes escuchar tu propia voz. En este barrio se encuentran los Baños Árabes, muy interesantes.

Nuestro siguiente destino fue la Rambla de la Libertad, el centro neurálgico de la ciudad, donde comimos antes de cruzar uno de los bonitos puentes que hay sobre el Río Onyar y admirar sus preciosas casas de colores que miran al río. Advertimos que para algunos hay que subir escaleras lo que dificulta si vas con sillas de bebé.

Nuestro primer paseo por Girona finalizaba en la Plaza de la Independencia antes de volver al hotel y disfrutar de una intensa tarde de piscina. Pero no sería la última vez que visitaríamos esta zona, claro.

Día 3. Besalú y la comarca de La Garrotxa

Girona - BegetEste día fuimos directamente hasta Setcases, ya en la comarca de Ripollés, situada en el Valle de Camprodón muy cerca del nacimiento del principal río de Cataluña, el Ter.

Se trata de un pueblo precioso con casas de piedra a los pies de los Pirineos que recomendamos visitar. Además, bastante fresquito para el calor que hacía en cotas más bajas. Desde allí fuimos a Camprodón, donde visitamos su famoso puente.

Desde Camprodón parte una carretera sinuosa y estrecha que te lleva por unos paisajes espectaculares hasta Beget, el que muchos consideran el pueblo más bonito de Cataluña. Realmente impresionante.

Girona - BesalúMuchas curvas para llegar hasta allí pero merece la pena. Sus puentes, calles de piedra y su iglesia son espectaculares.

Siguiendo con muchas curvas llegas hasta uno de los pueblos más curiosos de La Garrotxa, Castellfollit de la Roca, construido sobre un increíble acantilado. El interior del pueblo no lo visitamos pero lo más interesante de este pueblo es verlo desde abajo, desde la carretera.

Nuestro último destino fue Besalú, cuyo puente es todo un símbolo de la comarca y de la provincia. Pero en Besalú no solo es interesante el puente, el pueblo tiene un carácter medieval que asombra y además, dado que ya era tarde y se habían ido las riadas de turistas que llegan a él, lo pudimos visitar sin prisas y sin agobios y encima pudimos admirar un estupendo atardecer sobre el puente.

Día 4. Primera visita al Bajo Ampurdán

Girona - Begur - Playa Sa RieraEn la comarca del Bajo Ampurdán hay tanto que ver que fuimos dos días. En esta bonita comarca puedes encontrar interesantes villas marineras con playas espectaculares y calas escondidas así como pueblos medievales que no han perdido su encanto con el paso de los siglos.

Nuestro primer destino fue Begur y la Playa de Sa Riera, una de las más bonitas de la Costa Brava aunque hay que decir que para pasar un día de playa no es precisamente la mejor ya que está formada por arena gruesa bastante incómoda y una gran pendiente para entrar en el agua. Estas características son bastante típicas en la Costa Brava pero después veriamos playas un poco más cómodas.

Girona - MonellsPals fue nuestro siguiente destino. Aparece en todas las guías como uno de los mejores pueblos medievales y eso se nota pues había bastante gente. Aún así pudimos disfrutar de sus calles y de sus edificios y allí aprovechamos para comer.

Mucha menos gente encontramos en Monells, otro de los bonitos pueblos medievales del Baix Ampurdán. Se ha hecho más famoso a raíz de ser lugar de rodaje de la exitosa Ocho Apellidos Catalanes, pero no había demasiada gente. Hemos de decir que fue el pueblo medieval más bonito que visitamos en Girona. Tiene un encanto especial y una arquitectura espectacular.

Así volvimos a nuestro hotel para disfrutar nuevamente de la piscina antes de dar un paseo por el centro de Girona y cenar.

Día 5. Cadaqués y el Cabo de Creus

Girona - Monasterio San Pere RodasEste día visitamos uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer en nuestro viaje, Cadaqués y el Cabo de Creus.

Con ilusión emprendimos viaje por la autopista hasta llegar a Figueres y afrontar las curvas que te llevan hasta el Monasterio de Sant Pere de Rodes.

Para acceder al monasterio hay que dejar el coche en el parking y caminar unos 600-700 metros. No es mucho, pero con dos niños es más complicado y nos conformamos con las vistas que se tienen del mismo desde los alrededores y los que se tienen desde allí del Mar Mediterráneo.

Desde allí fuimos a Port de la Selva, donde hay una playa muy buena, de arena fina, donde nuestros hijos jugaron bastante. El pueblo es bastate bonito y, aunque el agua es bastante fría, no es la típica playa de la Costa Brava.

Girona - Cabo CreusNuestro siguiente destino, tras numerosas curvas por culpa de la difícil orografía, fue Cadaqués, precioso pueblo muy vinculado a Salvador Dalí y también muy turístico. A la entrada del pueblo hay un parking enorme, que es el único lugar donde se puede aparcar, pero no está lejos del mar.

Cadaqués tiene unas calles empedradas bastante empinadas y no aptas para sillas de bebé pero pasear por el camino que te lleva junto al mar por las calas del pueblo es una auténtica experiencia.

Tras comer en Cadaqués fuimos hasta el Cabo de Creus, el primer lugar de la Península Ibérica que ve el sol cada día. Demasiado concurrido y bonitas vistas, además de ser un lugar muy ventoso. Impresionan las pequeñas calas que hay bajo el faro a las que solo se puede acceder a pie o en barco.

De camino al Cabo de Creus pasas por Portlligat, donde se encuentra la casa en la que Dalí y Gala vivieron.

Día 6. De nuevo por el Bajo Ampurdán

Girona - Calella PalafrugellEste día volvimos de nuevo al Bajo Ampurdán, lugar altamente recomendable. Eso sí, antes visitamos el interesante Museo del Cine de Girona, al que también recomendamos ir.

Nuestro primer destino fue Calella de Palafrugell, un precioso pueblo marinero con unas playas muy pequeñas pero también muy bonitas. Nos encantó este pueblo y daban ganas de quedarse allí todo el día. Calella es una de las 3 playas de la localidad de Palafrugell. Las otras son también muy bonitas, Llafranc y sobre todo Tamariu.

De Calella de Palafrugell nos fuimos a Peratallada. Cambiamos en pocos kilómetros del ambiente marinero por el ambiente medieval. Y Peratallada tampoco decepciona. Un pueblo muy bonito con unas calles empedradas que te hacen retroceder en el tiempo y creer que estás en la Edad Media.

Así finalizaba nuestro viaje por la provincia de Girona, aunque todavía quedaba por visitar algo más de la ciudad, como sus murallas o tomarnos un helado en Rocambolesc, la famosa heladería del afamado chef Joan Roca.

Día 7. De camino a Toulouse. Carcassonne

Carcassonne - CitéEntre Girona y Toulouse no hay demasiados kilómetros, unos 300, por lo que el viaje tampoco fue demasiado largo siendo además totalmente por autopista. En el camino te encuentras ciudades muy interesantes como Perpiñán o Narbonne, que no visitamos por falta de tiempo, y sobre todo Carcassonne, de obligada visita.

Aparcar en Carcassone no fue nada fácil. Es un lugar muy concurrido y eso ya lo vives cuando intentas aparcar. Hay varios aparcamientos que rodean la Cité y ya estaban bastante llenos. Conseguimos aparcar en uno de ellos y dar un largo paseo hasta la Porte Narbonaise, uno de los accesos a la ciudadela y posiblemente la más bonita.

Una vez dentro te encuentras en un ambiente medieval pero que se asemeja bastante a un parque temático ya que las riadas de turistas unidas a las tiendas de souvenirs y restaurantes de comida típica deslucen bastante la visita. Tras una vuelta en coche por los alrededores buscando la mejor persepectiva emprendimos camino a Toulouse a donde llegamos para darnos un baño en la piscina del hotel y después cenar.

El Toulouse nos quedamos en el hotel Novotel Centre Compans Cafferelli. Los de la cadena Novotel siempre están muy adaptados para niños y este no iba a ser una excepción. Un acierto.

Día 8. Visita a Toulouse

Toulouse - Musee AeroscopiaToulouse es una ciudad muy vinculada a la aviación y la aeronáutica. Importantes empresas aeroespaciales están en esta ciudad siendo Airbus su principal referente. Por eso podemos encontrar un parque temático dedicado a la conquista del espacio, Cité de l’espace, y también el Musee Aeroscopia, dedicado a la historia de Airbus.

Y el Musee Aeroscopia fue el primer lugar al que nos dirigimos. Allí hay una gran exposición de aviones de todas las épocas destacando el desaparecido Concorde, que se puede visitar por dentro. Podemos encontrar maquetas de diferentes aviones de Airbus así como información sobre el funcionamiento de los aeropuertos o un simulador de vuelo.

Toulouse - Río GaronaFue una visita que encantó a los niños y que recomendamos. Desde allí nos dirigimos al centro de la ciudad, en concreto la Place du Capitole, donde aparcamos y comenzamos a caminar.

Desde la Place du Capitole, centro neurálgico de la ciudad, nos dirigimos por sus estrechas calles hasta el Río Garona, a la altura de la Basílica de la Dorada, desde donde se puede admirar también el Pont Neuf y los bonitos edificios de la otra parte del río, donde se encuentra la famosa noria de Toulouse.

A priori no parece que Toulouse vaya a ser una ciudad muy interesante, pero a nosotros nos gustó mucho gracias a un ambiente muy especial y unos edificios que le dan un aire señorial e histórico.

Por la noche volvimos a visitar esta zona, para verla iluminada con su gran noria, y también nos acercamos hasta la Catedral de St. Etienne. Otro lugar muy interesante es el Canal du Midi, situado muy cerca de nuestro hotel y que comunica la ciudad con el Mar Mediterráneo.

Día 9. Albí y Cordes sur Ciel

Albi - CatedralNuestro último día completo en Francia lo dedicamos a visitar parte del Departamento del Tarn, el río que pasa por Albí, donde se encuentra la catedral de ladrillo más grande del mundo.

Nos encantó Albí. Es una ciudad medieval preciosa presidida por la esbelta torre de su espectacular catedral, donde se encuentra uno de los coros más bonitos del mundo. Es famosa por ser la ciudad natal de Toulouse-Lautrec y por eso junto a la catedral se encuentra un museo dedicado a él.

Tras un bonito paseo que nos encantó, dejamos Albí, no sin antes ir cruzar el río y hacer una foto de la vista más famosa de Albí.

Cordes sur CielDesde allí, atravesando inmensos campos de girasoles, nos dirigimos a Cordes sur Ciel, que muchos consideran el pueblo más bonito de Francia. Y quizás tengan razón porque no hay palabras para definir su belleza. Ni tampoco para describir sus empinadas cuestas. Todo lo que os podamos decir es poco.

Para llegar hasta su parte superior utilizamos un tren turístico que te lleva desde la zona baja. Desde allí caminamos hasta llegar nuevamente abajo pero las cuestas son indescriptibles. Igual que sus bonitas calles y edificios. Y el pozo que se encuentra en la parte superior, en la Plaza del Mercado, que dicen que tiene 700 metros de profundidad.

Sorprendidos por la belleza de Albí y Cordes volvimos a Toulouse para disfrutar de una tarde de piscina y juegos infantiles en un parque situado junto al hotel y el Canal du Midi y volver a la Place du Capitole para dar el último paseo por Toulouse y despedirnos de la ciudad.

Día 10. Los Pirineos y vuelta a España

Huesca - Sallent de GállegoEn este desplazamiento hicimos poco más de 300 km pero fue sin duda el más cansado y el más difícil pues tuvimos que atravesar los Pirineos por carreteras de montaña. Eso sí, la belleza de los paisajes compensaba el esfuerzo.

Nuestra idea era ir hasta Lourdes y visitar la famosa basílica. Así lo hicimos pero la intensa lluvia que caía sobre la ciudad lo hizo muy difícil y pudimos ver muy poco. La ciudad es mitad religiosa, mitad comercial.

En Lourdes todo gira comercialmente a la figura de la Virgen y venden absolutamente de todo.

Decir que el paisaje que te encuentras es espectacular. La zona francesa pertenece al Parque Nacional de los Pirineos y el verde era el color predominante y que contrastaba con los rebaños de ovejas y vacas, así como caballos, con los que te ibas cruzando.

Zaragoza - Plaza PilarEl tiempo no era del todo bueno, pero el sol radiante comenzó a brillar en el mismo momento que coronamos el puerto y entramos en España. Cambiar de vertiente pirenáica era cambiar del otoño a la primavera. Y así llegamos a Sallent de Gállego, un precioso pueblo de Huesca donde paramos a comer. Nos encantó esta zona y nos dio una buena idea para un próximo viaje.

Llegamos por fin a Zaragoza tras varias horas de viaje. Nos dio incluso tiempo a visitar la Plaza del Pilar y verla iluminada tras anochecer dejando una espectacular estampa de la Basílica del Pilar, el Ayuntamiento, La Lonja y la Seo.

Había sido un día largo. Y aunque pensábamos que demasiado intenso para los niños, lo cierto es que estaban encantados, al menos el mayor porque el otro todavía es un bebé y no expresa tan claramente sus emociones.

En Zaragoza solo íbamos a pasar una noche así que fuimos menos exigentes. Encontramos una buena oferta en el Hotel Palafox y allí fuimos. Decir que tiene 5 estrellas pero alguna le sobra.

Día 11. El Acuario de Zaragoza y vuelta a casa

Zaragoza - Acuario2Era ya nuestro último día de vacaciones. Había que volver y teníamos ese sabor agridulce que te deja la mezcla de las ganas de volver a casa y las ganas de seguir de viaje. Más aún si la cara de decepción de tu hijo al saber que volvías a casa invade el desayuno. Pero todavía les teníamos reservada una sorpresa.

Eso sí, antes volvimos hasta la Plaza del Pilar porque queríamos visitar la Basílica por dentro ya que el día anterior ya estaba cerrada. Su interior es espectacular y nos encantó. Pero también es espectacular la subida a una de sus torres desde donde se tienen unas bonitas vistas del Río Ebro y de las cubiertas de la basílica.

Desde allí nos dirigimos al Acuario de Zaragoza, situado en el recinto donde se celebró la Exposición Universal de 2008. El acuario es muy bonito e interesante. Está dedicado a los ríos, al contrario que el resto de acuarios de España más enfocados a mares y océanos. Los niños disfrutaron bastante. Y es que además era una sorpresa porque lo habíamos mantenido en secreto.

Ahora sí, tocaba volver a casa. Pero las experiencias vividas en este viaje nunca podrán olvidarse. Llevamos ya casi 4 años viajando con niños pero este viaje dejará una huella muy especial: es el primero que nuestro hijo mayor recordará cuando crezca, en los anteriores era todavía muy pequeño.

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
Categorías: CataluñaFrancia