En el corazón del Barrio del Arenal de Sevilla nos encontramos con la Plaza Nueva, la plaza con mayor ambiente de la ciudad y centro neurálgico de Sevilla.

En esta plaza encontramos edificios emblemáticos como el Ayuntamiento de Sevilla y de ella parten las principales calles comerciales de la ciudad, estando además muy cerca de la Catedral de Sevilla y de otros lugares de interés.

Si visitas Sevilla no debes dejar pasar la oportunidad de conocer la Plaza Nueva.

Breve historia de la Plaza Nueva de Sevilla

Sevilla - Plaza NuevaLa Plaza Nueva de Sevilla data del siglo XIX, siglo a partir del cuál se empezaron a construir la mayoría de edificios que la rodean, aunque se inauguró con el nombre de Plaza de la Encarnación.

Siglos atrás, el cauce del Río Guadalquivir pasaba por esta plaza por lo que cuando se construyó se encontraron restos de barcos, anclas y muelles.

Los visigodos cambiaron el caude del río y más tarde se construyó un convento franciscano que fue destruido en 1811 durante la ocupación francesa y derribado después en 1840.

Si visitas la Plaza Nueva te recomendamos también que des la vuelta al Ayuntamiento de Sevilla hasta la Plaza de San Francisco para observar la fachada posterior del edificio.

Qué ver en la Plaza Nueva de Sevilla

Ayuntamiento de Sevilla

El edificio del Ayuntamiento de Sevilla es el principal edificio que asoma a esta plaza. Aunque fue construido en el siglo XV, el edificio actual es fruto de una profunda reforma llevada a cabo en el siglo XIX y construido con un estilo neoclásico.

Monumento a San Fernando

Frente al Ayuntamiento, en el centro de la Plaza Nueva, encontramos el Monumento a San Fernando, de estilo neogótico inaugurado en 1924, en la que podemos ver al Rey Fernando III de Castilla sobre un caballo en lo alto de un gran pedestal. A sus pies podemos ver 4 esculturas que representan a importantes personajes de la historia de Sevilla y España.

Edificio de Telefónica

En una de las esquinas, junto al Ayuntamiento, se encuentra el Edificio de Telefónica, construido en 1928, de estilo neobarroco y con influencias de diferentes edificios que se pueden ver en Sevilla como por ejemplo el Palacio de San Telmo. Destaca por su color rojo y por la torre coronada con un reloj, inconfundible para los sevillanos.

Capilla de San Onofre

Otro punto de interés que podemos encontrar en la Plaza Nueva es la Capilla de San Onofre, que es lo único que se salvó del antiguo Convento franciscano.

Si te ha gustado, ¡comparte!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
Categorías: Sevilla