Los templos de Karnak y Luxor

La ciudad de Luxor alberga dos de los templos más importantes del Antiguo Egipto, los templos de Luxor y Karnak.

Luxor se levanta actualmente sobre lo que fue la histórica ciudad de Tebas, capital del Imperio Nuevo. Cerca de Luxor se encuentra también el célebre Valle de los Reyes, donde se encuentran las tumbas de los faraones de la época.

El templo de Luxor

Templo de LuxorEste bonito templo estaba consagrado al dios Amón-Ra y aunque en época de los romanos fue utilizado como campamento militar, es uno de los mejor conservados que existen. Fue construido gracias a dos faraones en dos etapas distintas. Una primera etapa se debe a Amenhotep III que construyó su interior y Ramses II que finalizó el templo, aunque no fueron los únicos faraones que participaron en su construcción pues otros posteriores fueron aportando su granito de arena.

En la puerta de entrada del Templo de Luxor, tras el dromos y delante del pilono podemos encontrar 2 grandes estatuas del propio Ramsés II y que se encuentran muy bien conservadas aunque originalmente habías otras cuatro más. Junto a ellas se encuentra un obelisco aunque inicialmente había dos siendo el otro el que actualmente podemos encontrar en la famosa Place Concorde de París.

Tras el pilono hay un gran patio de 55 metros de longitud y con decenas de columnas representando al faraón Ramsés II. Al final del patio y a través de una gran columnata procesional llegamos al atrio, los santuarios, la sala de ofrendas y la sala hipóstila, entre otras estancias.

El templo de Karkak

Sala Hipóstila KarkakEste templo es el segundo lugar más visitado de Egipto tras las pirámides de Gizeh y fue el principal centro religioso del mundo durante siglos.  Además es el más antiguo que existe.

En realidad es un complejo donde existen varios recintos, siendo los más importantes los de Amón, Montu y Mut. El principal y más grande es el de Amón. A él se llega a través de la avenida de las esfinges que en su origen unía este templo con el de Luxor y como en todos los templos egipcios lo primero que se encuentra es el pilono que en este caso es inmenso con 115 metros de longitud. A continuación encontramos el patio más grande de todo Egipto con 8000 metros cuadrados y con varias estatuas inmensas. Pero lo más impresionante de este templo es sin duda la sala hipóstila formado por 123 gigantescas columnas que sostenían el techo a 23 metros de altura. Actualmente ese techo no existe y se hace difícil imaginarse la majestuosidad de esa sala en su día.

Antes y después de esta sala hipóstila se encuentran sendos pilonos y tras pasar el de después llegamos a otro patio  donde podemos ver un gran obelisco aunque en la antigüedad había cuatro. Tras otro pilono accedemos a diferentes estancias llegando finalmente al santuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>