Qué ver en Viena. Qué visitar en la ciudad imperial y del Danubio

Existen muchos monumentos y lugares de interés que ver en Viena, lo que hacen que visitar esta ciudad imperial sea imprescindible en cualquier recorrido por Europa.

Aquí os vamos a resumir lo más interesante que visitar en Viena y lo que no debes perderte. Seguro que tú tienes otros lugares favoritos y es que Viena tiene para todos los gustos.

Recorrer sus calles, visitar sus palacios y conocer sus iglesias te harán disfrutar en una de las ciudades más bonitas del mundo. Si quieres tener más información puedes leer nuestro diario de viaje por Centroeuropa, donde visitamos Viena.

Los principales lugares que ver en Viena

Si quieres visitar Viena de la mejor manera posible y conociendo todos sus lugares no te olvides de las siguientes actividades y excursiones que te facilitarán la visita:

1. Ringstrasse

Viena - RathausEl centro de Viena se encuentra rodeado por una avenida circular llamada Ringstrasse. A o largo de ella nos encontramos la mayoría de grandes monumentos que ver en Viena.

En esta preciosa calle de más de 5 kilómetros se encuentran los principales lugares que debemos visitar en Viena, como pueden ser la Iglesia Votiva, la Universidad de Viena, el Wiener Rathaus, el Parlamento de Austria, el Palacio Hofburg o la Ópera de Viena, auque tienes muchos otros puntos de interés también en ella.

Tienes dos opciones para recorrer Ringstrasse. O andando disfrutando de cada rincón o con el tranvía, líneas 1 y 2, que lo recorre completamente y es una manera rápida de disfrutar de la calle.

También puedes disfrutarla con un Tour nocturno por Viena que te dejará sin palabras.

2. Ópera de Viena

Que visitar en Viena - OperaLa Ópera de Viena es la más conocida del mundo, de los principales monumentos que ver en Viena y posiblemente uno de los más visitados, tanto por dentro como por fuera.

Ocupa este lugar desd el siglo XVIII y en su interior se han representado las óperas más importantes del mundo aunque tuvo una época negra cuando fue destruída en la II Guerra Mundial y muchos de sus trabajadores asesinados. En 1955 fue reinaugurada y hoy es un referente de la música.

Puedes visitar el interior de la Ópera de Viena con una estupenda visita guiada que te lleva por sus entresijos y en la que te cuentan su historia y muchas anécdotas.

Lo más completo que conocemos es esta visita guiada por Viena y la Ópera.

3. Parlamento de Austria

Viena - ParlamentoOtro de los grandes edificios que visitar en Viena es el Parlamento de Austria, situado también en Ringstrasse y uno de los edificios neoclásicos más imponentes de Europa.

El Parlamento de Austria, de un diseño muy atrevido para la época en la que se construyó, el siglo XVIII, fue también muy dañado en la II Guerra Mundial por lo que tuvo que ser reconstruído. De esta manera podemos admirar su espectacular aspecto exterior con estatuas de personajes griegos y romanos.

Y también podemos visitar su interior en una visita guiada muy interesante, con la que disfrutar de su Vestíbulo y sus Salas de Sesiones.

4. Palacio Hofburg

Viena - Palacio HofburgViena es también una ciudad de palacios imperiales, gracias al poder que tuvo el Imperio Austrohúngaron en la historia de Europa. El Palacio Hofburg es una de las joyas que podemos visitar en Viena y además se encuentra también en la Ringstrasse.

El Palacio Hofburg fue la residencia oficial de los Habsburgo en el que podemos recorrer los Apartamentos Imperiales y admirar la rica decoración de todas sus dependencias y también el Museo Sissi, la emperatriz más famosa del imperio. En él podemos conocer su vida y detalles de cómo fue su paso por Viena.

También hay que destacar la Platería de la Corte o la Escuela Española de Equitación, una selecta institución dedicada a la doma desde el siglo XVI.

5. Catedral de San Esteban

Viena - Catedral de San EstebanNos adentramos por fin en la parte interior del casco histórico de Viena, situado entre Ringstrasse y el Danubio, y visitamos la Catedral de San Esteban, el principal edificio religioso de la ciudad.

Se trata de uno de los símbolos de Viena y de su exterior debemos destacar su gran torre de nada menos que 137 metros de altura y el Tejado de los Azulejos, la gran joya de esta catedral gótica que tuvo a Mozart como director musical adjunto.

El interior de la Catedral de San Esteban es también espectacular y en él podemos descubrir el Púlpito de Pilgram, uno de sus elementos más característicos.

6. Palacio Schönbrunn

Que ver en Viena - Palacio SchonbrunnEl Palacio Schönbrunn es otro de los grandes palacios imperiales que ver en Viena se encuentra un poco alejado del centro de la ciudad pero se puede llegar fácilmente gracias al excelente transporte público de la ciudad. Se trata del Palacio Schönbrunn, de imprescindible visita.

Este imponente palacio fue la residencia de verano de los Habsburgo hasta el final de la monarquía y es una de las construcciones barrocas más importantes de Europa.

Además de las estancias reales de su interior, también debemos destacar sus jardines, de los más bonitos de Viena y donde no podemos dejar de admirar La Glorieta, situada justo enfrente de la fachada del palacio que da al jardín.

Otra forma de visitarlo es difrutando de un concierto en el palacio.

7. Palacio Belvedere

Viena - Palacio Belvedere - Palacio bajoEl tercer palacio imperial que ver en Viena es el Palacio Belvedere aunque este es menos visitado y conocido que los otros dos. Y eso que está también muy cerca del centro. A pesar de ellos, también es imprescindible y de obligada visita.

El Palacio Belvedere fue también residencia de verano de los Habsburgo y otra joya del barroco vienés. Sus jardines son también espectaculares y un remanso de paz y tranquilidad.

Este palacio no destacar por su decoración, algo que sí es importante en los otros dos, pero tiene numerosas obras de arte repartidas en los museos que alberga, como son el Museo de Arte Barroco, la Galería Austriaca o el Museo de Arte Medieval.

8. Iglesia Votiva

Hablamos por fin de las iglesias de Viena, todas espectaculares y algunas de ellas que no debes dejar de visitar en tu viaje a Viena. La más importante de todas es la Iglesia Votiva situada al comienzo de la Ringstrasse y de visita obligada.

La principal característica que debemos destacar de la Iglesia Votiva son sus dos altas torres de su fachada principal que alcanza los 99 metros de altura y que son visibles desde gran parte de la ciudad.

En su interior debemos destacar la vidrieras y sus altos techos, lo que le da una gran sensación de majestuosidad. No te pierdas tampoco la Vela Bárbara, que tiene nada menos que 4 metros de alto y 3 de ancho y se encuentra tras el Altar.

9. Iglesia San Carlos Borromeo

Viena - Iglesia de San Carlos BorromeoSaltando al otro extremo de la Ringstrasse llegamos a la Iglesia de San Carlos Borromeo, otro de los iconos de Viena y que te dejará boquiabierto cuando estés frente a ella. Y también cuando cruces sus puertas hacia su interior.

La Iglesia de San Carlos Borromeo nos recuerda a otras civilizaciones gracias al estilo griego de su fachada o el estilo romano de sus columnas, inspiradas en la Columna de Trajano de Roma. Fue construida en 1713 por orden de San Carlos Borromeo que lo había prometido si la ciudad superaba un brote letal de peste.

En el interior hay que destacar el Altar Mayor, con una pintura realmente impresionante que representa a San Carlos ascendiendo a los cielos y la cúpula, que no podrás dejar de admirar.

10. Iglesia de San Pedro

Viena - Iglesia de San PedroLa Iglesia de San Pedro no es tan conocida como las anteriores de ls que os hemos hablado, pero te dará una gran sorpresa cuando la descubras caminando por el casco histórico de Viena y descubras su imponente fachada.

Se trata de otra de las principales de la ciudad, y está inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma. En ese lugar se encontraba antiguamente la primera iglesia cristiana de Viena. Su fachada es muy estrecha porque está situada entre callejuelas pero resulta muy llamativa por sus torres y su cúpula verde.

Su interior es lo mejor de la iglesia y visitarlo es una experiencia única que hacer en Viena. Está repleto de estatuas y decoración dorada y debemos destacar el púlpito, el altar mayor y los frescos de la cúpula.

11. Cripta Imperial de Viena

Viena - Cripta ImperialTambién situada en el casco histórico de Viena encontramos la Cripta Imperial, que es de obligada visita, tanto si eres un gran conocedor de la historia del Imperio Austrohúngaro, como si no lo eres. La parte superior es la Iglesia de los Capuchinos, también recomendable, pero lo mejor está en la cripta.

En la Cripta Imperial de Viena se encuentran las tumbas de los principales miembros de la dinastía de los Habsburgo que reinaron durante el Imperio Austrohúngaro destacando las tumbas de los más famosos, la Emperatriz María Teresa, su hijo Francisco José y la mujer de este, la Emperatriz Sissi.

Una visita muy interesante que disfrutarás aún más si conoces el rito funerario que se realizaba a los Habsburgo.

12. Los mejores museos que ver en Viena

Viena - Museo Historia NaturalEn Viena hay decenas de museos y no podemos destacar ninguno por encima de los demás. Por eso, dedicamos un apartado genérico a ellos.

Dos de ellos se encuentran uno frente al otro en dos edificios gemelos junto a la Ringstrasse. Se trata del Museo de Historia del Arte, que es el museo más visitado de Viena, y el Museo de Historia Natural, en el que podremos recorrer la historia de la humanidad. Ambos museos no son solo impresionantes por sus colecciones sino también por sus edificios.

Cabe destacar también el Museo Albertina, donde podemos encontrar obras de Picasso, Miró, Renoir, Cezanne o Monet entre otros, por lo que los amantes de la pintura tienen una cita imprescindible.

13. Hundertwasserhaus

Viena - HundertwasserhausMás alejado del centro de Viena encontramos Hundertwasserhaus, un bloque residencial muy curioso donde las formas imposibles se imponen a las rectas y que sorprende a cualquiera que lo visita.

A pesar de estar lejos es una visita obligada si estás en Viena ya que te sorprenderá al no tener nada que ver con la arquitectura habitual que puedes encontrar en esta ciudad tan imperial.

Fue diseñado en 1977 por el polifacético artista Friedensreich Hundertwasser, al que el alcalde de Viena encargó unas viviendas sociales, que hoy son un atractivo turístico más de la ciudad.

14. El Prater

Viena - PraterNo muy lejos de allí está el Prater, el parque de atracciones de Viena, que es además el más antiguo del mundo. La noria del Prater es uno de los lugares más conocidos de la ciudad y desde la misma se tienen unas vistas geniales.

Y no solo es el parque de atracciones más antiguo del mundo, es que todavía conserva algunas atracciones de la época de su inauguración, en 1995, por lo que tiene un encanto especial que te obliga a visitarlo. Además, es un parque público con numerosas zonas verdes.

Hablando de parques que ver en Viena también merece una especial atención Stadpark, el parque más importante de Viena y un buen lugar donde relajarse.

Puedes encontrar más información sobre qué ver en Viena en la página oficial de turismo de Viena.

También te puede interesar