Alburquerque, Almendralejo y Alcántara

Aquí os presentamos tres ciudades de Extremadura que tienen poco en común pero que hemos querido agrupar en un sólo artículo por una única razón, bastante absurda por cierto.

La razón es que las tres comienzan por la letra A. Existen en Extremadura muchos otros pueblos que comienzan por esta letra, pero ninguno con el alto valor artístico e histórico que presentan estas tres ciudades con numerosos monumentos y con importantes lugares que visitar.

Se trata de Alcántara, Almendralejo y Alburquerque. No están cerca entre sí pero merecen una visita.

Alcántara, más que un Puente Romano

Alcántara - Conventual de San BenitoEste pequeño pueblo extremeño se encuentra muy cerca de la frontera con Portugal y ha sido testigo de excepción de los enfrentamientos históricos entre los países vecinos.

Su principal monumento es fundamental dentro de esos enfrentamientos y se conserva de una manera espectacular, se trata el Puente Romano de Alcántara. Como ya dedicamos un artículo completo a ese puente, aquí os vamos a hablar del resto del municipio de Alcántara.

En el interior de Alcántara el monumento por excelencia es el Conventual de San Benito, construido en el siglo XVI y que destaca por su iglesia inconclusa y sobre todo por la Galería de Carlos V, la imagen más famosa del Convento.

Entre las numerosas iglesias de las que consta Alcántara hay que destacar la Iglesia de Santa María de Almocóvar, que se construyó sobre una antigua mezquita en estilo románico, y la Iglesia de San Pedro de Alcántara, del siglo XVII.

Allí podemos ver también el monumento a San Pedro de Alcántara. Por el resto del municipio podemos ver otras iglesias y casas señoriales.

A pesar de ser un pueblo de menos de 2.000 habitantes, Alcántara posee numerosos monumentos y sobre todo iglesias, pero además dispone de dos puentes romanos, porque además del famoso también podemos encontrar el Puente Romano de Segura, construido en la misma época y situado justo en la frontera con Portugal

Alburquerque. A los pies del Castillo de Luna

Alburquerque - Castillo de LunaHablar de Alburquerque es hablar del Castillo de Luna, el principal monumento del municipio y que domina todo el horizonte.

Alburquerque se encuentra también muy cerca de la frontera con Portugal por lo que era un enclave estratégico durante las guerras con Portugal. Por ese motivo se levantó este impresionante castillo.

El Castillo de Luna fue construido durante el siglo XIII y en él vivió Don Álvaro de Luna que mandó construir su característica Torre del Homenaje.

Sus inquilinos posteriores realizaron diversas reformas en el castillo hasta que sufrió su abandono. Actualmente, a pesar de ello, se encuentra muy bien conservado y consta de varias torres, de 3 niveles de murallas y en su interior podemos ver la Iglesia de Santa María la Mayor, de estilo románico.

Además del castillo, en Alburquerque podemos ver su casco histórico, rodeado en parte por la muralla, y con numerosas callejuelas, entre las que podemos encontrar varias casas y palacios, muchas de origen judío, que vivieron en este municipio antes de su expulsión por parte de los Reyes Católicos.

Muy cerca se encuentra el Castillo de Piedrabuena, este en muy buen estado de conservación y que además se puede visitar.

Almendralejo, Ciudad del Romanticismo

AlmendralejoMuy alejada de Alburquerque y Alcántara, a medio camino entre Mérida y Zafra, podemos encontrar la ciudad de Almendralejo, una ciudad que se hizo famosa gracias a su equipo de fútbol.

Con sus 35.000 habitantes es una de las más grandes de Extremadura y en ella podemos ver iglesias, conventos, palacios y casas señoriales.

Su principal monumento religioso es la Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación, construida en el siglo XVI y de estilo gótico aunque tiene elementos de estilo plateresco, barrocos, renacentistas y sobre todo herreriano como la gran torre que la corona.

Otras iglesias importantes de Almendralejo son la de San Roque y San José. También podemos ver diferentes conventos como el de Nuestra Señora de Amparo, habitado por monjas clarisas que hacen exquisitos dulces, y el de San Antonio, declarado de Interés Histórico Artístico.

Paseando por el centro de Almendralejo también encontraremos edificios muy interesantes y peculiares como puede ser el Palacio de Monsalud, donde nació el genial poeta José de Espronceda.

En Almendralejo nació otra de los referentes del romanticismo, Carolina Coronado.