Los beneficios que nos reporta viajar

Habrá pocas personas que no disfruten de un buen viaje, de los lugares que descubre y de la gente que conoce, y eso ya es motivo suficiente para que viajar sea una de las actividades preferidas de la mayoría de mortales, pero es que además nos reporta claros beneficios para nuestra salud a nivel físico, y sobre todo a nivel psicológico. ¿Acaso sabías que las personas que viajan tienen menos riesgo de sufrir un ataque al corazón?

La principal explicación que encuentran los estudios entre la afición por viajar y el descenso de la probabilidad de sufrir un ataque al corazón es que los viajeros, por regla general, son más activos que aquellos que se pasan la mayoría del tiempo en la oficina y eligen el sofá en su tiempo libre.

Efectivamente, los viajeros suelen aprovechar cada fin de semana para pegarse una escapada y hacer diversas actividades que mantienen joven el corazón: caminatas, senderismo, alpinismo, snorkel… actividades que aumentan la salud física y mental.

Viajar además nos hace mas felices, aunque haya quien prefiera la monotonía y la seguridad de la rutina, los beneficios emocionales que nos reportan la actividad de viajar son numerosos y realmente gratificantes.

Beneficios psicológicos para los viajeros

Los beneficios que nos reporta viajar 1Como decíamos, además de beneficios para la salud física, viajar tiene una repercusión muy positiva a nivel mental y emocional, y en este apartado vamos a ver todas esas bondades de esta actividad tan excitante y divertida.

La ciencia ha hablado y se ha demostrado que viajar estimula el cerebro y previene la pérdida de memoria, además, tal y como se señala en un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology, el sentimiento de felicidad se encuentra principalmente en el registro de recuerdos y en las experiencias que son relevantes para nosotros, cuya máxima expresión se encuentra en los viajes.

Otras investigaciones señalan que además de aumentar nuestra calidad de vida, la alarga, por lo que las personas viajeras son más longevas, pero por si todo esto fuera poco y aún te falten motivos para viajar, vamos a ver otros a tener en cuenta.

Reduce el estrés y la ansiedad

Teniendo en cuenta que el estrés es la gran pandemia del siglo XIX en los países occidentales, debido a las presiones laborales, las prisas y el ritmo de vida acelerado que llevamos, es muy a  tener en cuenta el hecho de que viajar nos alivie esta carga al relajarnos y al retomar el verdadero valor del tiempo, sanando una afección nada despreciable que afecta a un alto porcentaje de la población, tal y como podemos ver en un estudio de la American Psychological Association que analiza esta patología.

Emprender un viaje significa desconectar, y en este sentido nos ayuda a centrarnos en vivir el presente y a relajarnos al tiempo que enciende los sentidos que por regla general se mantienen dormidos en nuestra rutina diaria.

Potencia nuestra capacidad a la hora de solucionar problemas

Un viaje te obliga a salir de tu zona de confort y, por tanto, debes afrontar nuevas situaciones y contextos, nuevas experiencias, debiendo tomar decisiones y resolver los problemas que puedan presentarse.

Si te vas a una ciudad desconocida, es probable que te pierdas por sus calles, y si te encuentras fuera en un país donde se habla una lengua distinta, tendrás que arreglártelas para encontrar ese museo que querías ver o llegar de regreso a tu hotel. Enfrentarse a este tipo de situaciones te ayudará a resolver los problemas que se te presenten en el día a día y mejorará tus habilidades comunicativas y sociales.

Amplía horizontes y nos abre la mente

Viajar es la mejor manera de vencer los falsos estereotipos y deshacerse de los prejuicios. Y es que estas ideas prefijadas sin base alguna nos hacen desconfiar de las personas que nos son diferente sin motivos racionales, solo por falsas creencias o temores infundados, impidiendonos conocer gente nueva, pertenecientes a otras culturas y con una forma de pensar diferente a la nuestra.

Cuando viajemos y conozcamos distintos lugares y gente diferente de primera mano, podremos comprobar por nosotros mismo que estos estereotipos y pensamientos son totalmente erróneos.

Favorece el autodescubrimiento

Viajar es la mejor forma de conocerse a uno mismo, y en este sentido, cuanto más distinto sea el país que visitemos al nuestro, mucho mejor. Encontrarnos temporalmente en un entorno diferente al cotidiano nos hace replantearnos quiénes somos y qué queremos en la vida.

Algunos, viajes, esos que dicen que nos cambian la vida, pueden ayudarnos a tomar un nuevo enfoque vital y descubrir cosas que ni siquiera sabíamos que nos gustaban. Puede que nos ayude a encontrar una auténtica vocación o una nueva afición a la que dedicarse en cuerpo y alma.

Los viajes nos hacen replantearnos muchas cosas, modificando en ocasiones nuestras prioridades, dándole menos importancia a cosas materiales y centrándonos más en cosas que antes ni valorábamos.

Cambiar de contexto también nos permite ponernos en la piel del otro, relativizando nuestros problemas, ya que descubrimos que muchas personas tienen una vida mucho más complicada que la nuestra y no pierden la sonrisa.