Saltar al contenido

Un paseo por Chueca y Malasaña, dos de los barrios con más ambiente de Madrid

En el Distrito Centro de Madrid encontramos dos barrios, no oficiales, que merecen una visita tanto por su ambiente, su historia, sus calles y plazas y por el gran encanto que podrás encontrar en ellos. Se trata de Chueca y Malasaña, dos zonas del centro de Madrid que no te debes perder.

Los dos barrios están juntos, separados por la comercial Calle Fuencarral, y su visita la puedes hacer conjuntamente. Chueca se ha convertido en uno de los barrios de moda de Madrid gracias a su ambiente, sus tiendas, monumentos y sus calles y plazas. Malasaña cuenta también con una gran ambiente, siendo además ambos barrios un referente de la cultura madrileña.

Vente con nosotros a conocer ambos barrios y sumérgete en una de las zonas con más encanto de Madrid. Además, si lo prefieres para que no te pierdas nada y te lo cuenten con detalle te recomendamos hacer este free tour por Chueca y Malasaña.

Visitando el Barrio de Chueca

La Plaza de Chueca y sus alrededores

Nuestro recorrido por el Barrio de Chueca lo vamos a comenzar en el mismo corazón del mismo, en la Plaza de Chueca, a la que podrás llegar en Metro. Nada más salir a la calle te harás una idea de lo que te irás encontrando con músicos callejeros, terrazas animadas y mucha gente disfrutando del ambiente del centro de Madrid.

Desde allí podemos empezar a callejear e ir admirando sus tiendas o sus bares y disfrutando de los edificios singulares que te vas encontrado por este entramado de estrechas calles. Así hasta llegar, dejando a un lado el Mercado de San Antón, a la Plaza de Pedro Zerolo, también repleta de terrazas, y la Plaza del Rey, donde se encuentra la famosa Casa de las Siete Chimeneas, que según la leyenda se encuentra habitada por un fantasma.

Desde allí, caminaremos hacia el norte recorriendo la Calle del Barquillo, que antaño estaba repleta de tiendas de electrónica hasta la Calle Fernando VI, el límite por el norte del Barrio de Chueca.

Los museos de Chueca

Madrid - Museo RomanticismoEn el barrio de Chueca encontramos varios museos muy interesantes que no te debes perder. Pero antes de llegar a ellos pasaremos por el Palacio de Longoria, un impresionante palacio modernista del siglo XX que es la actual sede de la SGAE y que sorprende a cualquiera que se encuentre en esta zona, en la que además se encuentran varios pubs y algunas de las discotecas más famosas de Madrid.

Muy cerca está el Museo del Romanticismo, en un palacio cuyo exterior no te llamará mucho la atención pero con un interior increíble con una serie de obras de arte que no te puedes perder. El museo alberga una colección de pinturas, esculturas, mobiliario y artes decorativas que resume a la perfección la estética del movimiento del romanticismo que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XIX.

Muy cerca, junto al moderno Mercado de Barceló se encuentra otro de los museos más importantes de la ciudad, el Museo de Historia de Madrid, que además es gratuito  En este museo descubrirás la historia de la ciudad desde que fue declarada capital por Felipe II en 1561 hasta principios del siglo XX a través de maquetas, pinturas, esculturas y otras obras de arte. Sin duda, un museo imprescindible que visitar en Madrid.

Las calles comerciales de Chueca

Tras visitar estos museos nos encontramos en la Calle Fuencarral, límite del barrio y donde comienza el otro barrio que vamos a visitar, el de Malasaña. Pero en primer lugar, en vez de adentrarnos en él comenzaremos a caminar por la propia Calle Fuencarral ya que es una de las calles más comerciales de Madrid con tiendas de las principales marcas y también con un gran ambiente.

Paralela a la Calle Fuencarral se encuentra la Calle Hortaleza, una calle también con comercios interesantes a los que hay que añadir librerías con mucha solera, cafeterías y algunos de los cafés con más historia de la ciudad. Además, en la Calle Hortaleza encontramos la Iglesia de San Antón, del siglo XVIII pero con una estética muy moderna no propia de otras iglesias que podamos visitar.

Está gestionada por Mensajeros por la Paz y es famosa por ser el lugar al que el Día de San Antón, los madrileños que lo desean llevan a sus mascotas. Junto a ella se encuentran las Escuelas Pías, actual sede del Colegio de Arquitectos de Madrid. No te pierdas la Fuente de San Antón que se encuentra en una de sus esquinas.

Tras visitar estas zonas tan comerciales podemos callejear para terminar el recorrido por Chueca en la Plaza de la Luna.

Visitando el Barrio de Malasaña

Las iglesias del Barrio de Malasaña

Nos encontramos en la Plaza de la Luna, que en realidad no se llama así sino Plaza Sta. María Soledad Torres Acosta. Pero los madrileños la conocen por ese nombre. En ella se encuentra la Iglesia de San Martín de Tours, de estilo barroco y que data de mediados del siglo XIX tras ser reconstruida ya que la que se encontraba en el mismo lugar fue derribada por José Bonaparte. En su interior se encuentra enterrada la niña Alexia González-Barros, conocida por la película Camino.

Al otro lado de la Plaza de la Luna se encuentra la Iglesia de la Buena Dicha, que pasa desapercibida en la estrecha Calle de Silva, que te lleva hasta la Gran Vía, y que destaca por su estilo mudéjar.

Desde la Plaza de la Luna parte la Corredera Baja de San Pablo que te lleva hasta una de las iglesias más espectaculares de Madrid, y bastante poco conocida. Hablamos de la Iglesia de San Antonio de los Alemanes, que pasa casi desapercibida en una de las esquinas de la calle pero que tiene un interior realmente espectacular.

El interior de la Iglesia de San Antonio de los Alemanes es de estilo barroco y todas las paredes y la bóveda se encuentran pintadas con unos frescos increíbles que no podrás dejar de admirar que unidos a su retablo mayor y las diferentes esculturas convierten a esta iglesia en una visita imprescindible y de lo mejor que ver en Madrid.

La Plaza del Dos de Mayo

Seguiremos callejeando por las estrechas e históricas callejuelas de Malasaña disfrutando del ambiente y los famosos bares y tiendas alternativas que encontramos en la Calle del Pez y sus alrededores y la Plaza de San Ildefonso, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre, hasta llegar a la que es el centro neurálgico de Malasaña, la Plaza del Dos de Mayo.

En el centro de la Plaza del Dos de Mayo encontramos un arco bajo el cuál se encuentran las esculturas de Daoiz y Velarde, que murieron el 2 de mayo de 1808 tratando de defender la ciudad frente a las tropas francesas que la habían invadido. Pertenecían al desaparecido Cuartel de Monteleón, que se encontraba en esta plaza, y cuya puerta de entrada es el arco bajo el que se encuentran.

Otra de las heroínas de aquel día, que también murió defendiendo la ciudad, y que además da nombre al barrio, fue Manuela Malasaña. En la calle dedicada a ella se encuentra el Teatro Maravillas y numerosas tiendas alternativas que no te puedes perder.

Las calles del Barrio de Malasaña están además repletas de teatros en los que disfrutar de la oferta cultural de Madrid. Además del Teatro Maravillas antes mencionado también se encuentran el Alfil, el Lara, el Victoria y el Microteatro, donde se representan obras de 15 minutos para un máximo de 15 espectadores.

Las esculturas urbanas del Barrio de Malasaña

Paseando por las calles seguro que te habrás ido encontrando con diferentes esculturas sin saber muy bien lo que representan pero que le dan un aire muy especial a Malasaña. Si no las has visto todas, te animamos a ir a buscarlas porque merecen la pena.

La más famosa de las esculturas es la de Julia, situada al final de la Calle del Pez apoyada en la pared y con varios libros en los brazos. Representa a una estudiante llamada Julia que quiso estudiar en el siglo XIX cuando las mujeres lo tenían prohibido y se tuvo que disfrazar de chico para ir a la universidad.  Hay que decir que el Barrio de Malasaña se encuentra en el barrio de nombre oficial Universidad, ya que aquí se encontraba la Universidad de Madrid.

Otra de las esculturas que te puedes encontrar es La Paseante, situada en la Calle Palma. Representa una chica paseando que se gira para ver lo que hay en la Escuela de Arte La Palma, frente a la que se encuentra situada.

La Joven Caminando, situada en la Plaza de San Ildefonso, es otra de estas esculturas urbanas de bronce que puedes admirar y que con unas carpetas bajo el brazo parece dirigirse a la escuela de arte anterior.

Por último, debemos mencionar a La Lectora Empedernida, otra escultura con un estilo más abstracto que las anteriores y que se encuentra en la Plaza del Dos de Mayo.

Etiquetas: