Qué ver en Lisboa en 2 días. Visitando lo más importante de la ciudad

Si te estás preguntando si es posible visitar Lisboa en dos días, te debemos decir que sí, que por supuesto que es posible y que en 48 horas conocerás lo más importante de la ciudad. Claro, que si tienes más días será mucho mejor.

Lisboa es una ciudad con unos barrios muy bien definidos para visitarlos por lo que te puedes centrar en cada uno de ellos y conocerlos. La mayoría de los principales lugares de interés que ver en Lisboa están muy cerca aunque al Barrio de Belem tendrás que desplazarte en coche o transporte público.

Estad atentos al recorrido que os mostramos para ver Lisboa en dos días.

Qué ver en Lisboa en 2 días

Primer día en Lisboa

Lisboa - Plaza del RossioEl primero de nuestros dos días para visitar Lisboa lo vamos a comenzar en la Baixa, el barrio más moderno del centro de la ciudad situado entre colinas donde se encuentran los barrios más antiguos.

El comienzo puede estar en la Plaza de los Restauradores, desde donde parte hacia el norte la Avenida de la Libertad, donde se encuentran las tiendas más exclusivas y numerosos hoteles y que desemboca en la Plaza del Marqués de Pombal y el Parque Eduardo VII, uno de los mejores parques de Lisboa.

Junto a la Plaza de los Restauradores se encuentra la estación de Rossio, una estación ferroviaria en un edificio muy interesante que da paso a la plaza más importante de Lisboa y con mayor ambiente, la Plaza de Rossio.

Lisboa - TranvíaDesde allí podemos caminar hacia el Río Tajo. Lo mejor es coger la Rúa Aurea, donde se encuentra el Elevador de Santa Justa, que te lleva hasta el Barrio Alto, barrio que visitaremos más adelante. Al final de la calle llegamos a la Plaza del Comercio, situada junto al río y donde se encontraba antiguamente el Palacio Real.

Desde allí podemos admirar el Río Tajo, el Puente 25 de abril a lo lejos, y los edificios de un color predominantemente amarillo que rodean la plaza. El Arco Triunfal es lo más destacable y desde allí comienza la Rúa Augusta, repleta de tiendas y restaurantes.

Con esto habrás visitado lo más importante de la Baixa. Toca visitar el primero de los barrios históricos que conforman esta ciudad. Y el primero que vamos a elegir es el Barrio de Alfama, el barrio que es cuna del fado.

Para adentrarte en este barrio puedes subir las empinadas cuestas por las típicas calles empedradas, o puedes utilizar el Elevador del Castillo de San Jorge, método que recomendamos para no cansarte demasiado. Y también porque desde lo alto del elevador se tiene un mirador con unas vistas geniales de los tejados lisboetas y del río. En Lisboa, encontraremos numerosos miradores.

Lisboa - Castillo de San JorgeEl elevador te deja a los pies del Castillo de San Jorge, cuya visita es muy recomendable para conocer la historia de esta ciudad y tener otras vistas muy buenas de la Baixa y de otras zonas de Lisboa.

Tras esta visita lo mejor es adentrarse en las callejuelas y perderse pero siempre buscando alguno de sus espectaculares miradores como el Mirador da Postas do Sol, el que muchos consideran el mejor de Lisboa. Desde allí tenemos vistas muy buenas al igual que desde el Mirador de Santa Lucía, situado muy cerca y junto a la iglesia del mismo nombre.

A pocos metros encontramos la Catedral de la Se, otra de las visitas imprescindibles que hacer en Lisboa en dos días. Su claustro es sencillamente espectacular e incolvidable.

Saliendo de Alfama encontramos, junto al río, la Casa dos Bicos, sede de la Fundación José Saramago, cuyas cenizas descansan junto a un olivo. Cerca está el Museo del Fado y el Panteón Nacional, dos visitas también muy interesantes, aunque dependiendo de cómo se te haya dado el día te dará tiempo a visitarlos o no.

El día puede terminar disfrutando de una deliciosa cena típica portuguesa en algún local de fado. Todavía queda otro día en Lisboa.

Segundo día en Lisboa

Lisboa - Torre BelemEs una lástima tener tan poco tiempo para visitar Lisboa, pero todavía nos queda un día por delante y debemos intentar aprovecharlo al máximo.

Hoy podemos desplazarnos hasta el Barrio de Belem, alejado del centro, pero de visita imprescindible. Puedes ir en transporte público o también en coche si dispones de él ya que en el barrio hay un gran parking donde dejarlo.

Lo primero que debes visitar es el Monasterio de San Jerónimo, sin duda de lo mejor que ver en Lisboa en dos días. Visita imprescindible. Y es que, además de su impresionante iglesia también podemos disfrutar de uno de los mejores claustros de Portugal.

A su lado tenemos varios museos, e incluso un planetario. Si te interesa alguno y tienes tiempo, son muy interesantes. Pero nuestro siguiente destino debe ser la Torre de Belem, antiguo edificio defensivo que vigilaba la entrada por mar a la ciudad de Lisboa y que hoy en día es uno de los símbolos de la ciudad. Su visita es también imprescindible y sorprendente.

Lisboa - Monumentos Descubrimientos - MiradorDesde allí podemos ir caminando junto al Río Tajo hasta llegar al Monumento a los Descubrimientos, dedicado a las navegantes portugueses que navegaron buscando nuevos mundos. Desde su parte superior se tienen unas vistas geniales de Belem y del Río Tajo.

Antes de irte de Belem, no olvides ir a alguna de sus famosas pastelerías para comprar los riquísimos pasteis de nata, el dulce más típico de Portugal.

Desde Belem podemos ir hasta el centro de Lisboa para visitar otros de los barrios históricos de la ciudad. Volvemos a la Baixa y buscamos el Elevador de Santa Justa, para subir hasta el Barrio Alto. Este ascensor es un medio de transporte muy utilizado que también se ha convertido en una gran atracción turística.

Lisboa - Convento do CarmoUna vez en la parte superior, y tras admirar las vistas que tenemos desde el elevador, lo mejor es caminar por las calles del Barrio Alto y el Chiado y disfrutar de su ambiente y su encanto especial.

Los principales lugares que visitar en estos dos barrios, cuyos límites no están muy claros, son el Convento do Carmo, hoy museo arqueológico tras sufrir graves daños en el terremoto de 1755, el Largo de Camoes y los cafés que rodean esta curiosa plaza o los miradores de Santa Catarina o San Pedro de Alcántara.

El barrio en sí es un monumento, sus calles, sus bares, sus cafés y su ambiente, que te llevará hasta lo más peculiar de la ciudad de Lisboa.

Finaliza así nuestro paseo con lo mejor que ver en Lisboa en dos días. Quedan muchos más lugares que visitar, y por eso lo mejor es tener más días. Pero en 48 horas seguro que te has hecho una idea magnífica de lo mejor que visitar en Lisboa.

Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Lisboa.