Inicio » Portugal » Qué ver en Lisboa en 3 días. Un recorrido completo por la ciudad. Lo mejor de Lisboa

Qué ver en Lisboa en 3 días. Un recorrido completo por la ciudad. Lo mejor de Lisboa

Visitar Lisboa en 3 días es posible. Y además es el tiempo recomendado para poder visitar lo más importante que ver en Lisboa sin agobios, sin prisas y pudiendo incluso repetir aquellos lugares de interés que más te hayan gustado.

Además, visitar Lisboa en varias etapas es muy fácil ya que es una ciudad perfectamente dividida en barrios por lo que recorrerla en 3 días es muy fácil. Los principales barrios turísticos están además muy cerca por lo que podrás visitarlos a pie.

Aquí te vamos a hacer un resumen de lo mejor que ver en Lisboa en 3 días.

Qué ver en Lisboa en 3 días

Primer día en Lisboa

Lisboa - Plaza del RossioEl primero de los tres días para visitar Lisboa lo vamos a comenzar en el barrio más moderno del centro de la ciudad, situado entre las colinas donde se encuentran el resto de barrios turísticos. Nos referimos a la Baixa.

La Plaza de los Restauradores puede ser un buen comienzo, situado al final de la Avenida de la Libertad que la une con la Plaza del Marqués de Pombal y el Parque Eduardo VII, de lo mejor que visitar en Lisboa. En la Avenida de la Libertad se encuentran numerosos hoteles y las tiendas más exlusivas.

Junto a la Plaza de los Restauradores se encuentra la Plaza del Rossio, a la que llegaremos dejando a un lado la Estación de Rossio, la principal estación ferroviaria del centro de la ciudad y que se encuentra en un histórico edificio que te encantará.

Desde la Plaza del Rossio debemos caminar hacia el Río Tajo. Recomendamos hacerlo  por la Rúa Aurea, ya que es en la que se encuentra el Eleavdor de Santa Justa, un ascensor que te lleva hasta el Barrio Alto, que visitaremos más adelante, y que es para los lisboetas un medio de transporte más pero para los turistas, una gran atracción.

Lisboa - Plaza del ComercioAl final de la calle, llegamos a la Plaza del Comercio, situada junto al Tajo en el mismo lugar en el que se encontraba el antiguo Palacio Real. Desde allí podemos divistar el Puente 25 de Abril, uno de los dos grandes puentes de Lisboa. Los edificios de la Plaza del Comercio destacan por su color amarillo sobresaliendo el Arco Triunfal, que da paso a la Rúa Augusta, repleta de restaurantes y tiendas.

Todavía puedes perderte por alguna de las calles de la Baixa antes de visitar el siguiente barrio, el de Alfama, uno de los barrios históricos de la ciudad y cuna del Fado.

Para llegar hasta él recomendamos utilizar el Elevador del Castillo de San Jorge, evitando así el cansancio que acumularán tus piernas si subes por sus empinadas cuestas empedradas. Casi mejor bajarlas al final del recorrido. Además desde lo alto del elevador se tienen unas maravillosas vistas de los tejados lisboetas y del Tajo, siendo el primero de los miradores en los que nos detendremos.

El elevador te deja a los pies del Castillo de San Jorge, visita imprescindible para conocer la historia de la ciudad y desde donde tenemos también otras maravillosas vistas de Alfama y también de la Baixa.

Ahora toca caminar por sus callejuelas y perderse en ellas, disfrutando del ambiente nostálgico, típico de los barrios históricos de las ciudades portuguesas, hasta llegar al Mirador da Postas do Sol, para muchos el mejor de Lisboa. Cerca tenemos el Mirador de San Lucía, situado junto a la iglesia del mismo nombre.

Comenzamos a descender y llegamos a la Catedral de la Se, otro de los mejores lugares que visitar en Lisboa en tres días, gracias a su bonita fachada con forma de fortaleza, su austero interior y sobre todo, su espectacular claustro.

Saliendo del Barrio de Alfama, llegando nuevamente el Río, encontramos la Casa dos Bicos, en la que se encuentran las cenizas de José Saramago. Su Fundación está allí. Los últimos destinos de este primer día en Lisboa son el Museo del Fado y el Panteón Nacional, un edificio muy interesante.

Ya solo queda disfrutar de una cena típica portuguesa en algún local de fado.

Qué hacer el segundo día en Lisboa

Lisboa - Torre de BelemTodavía queda mucho que ver en Lisboa en tres días. El día anterior visitamos la Baixa y Alfama, barrios a los que seguro volverás en el resto de días que te quedan.

Este segundo día en Lisboa lo vamos a dedicar a visitar el Barrio de Belem, alejado del centro pero que tienes que visitar sí o sí ya que es un lugar imprescindible. Puedes llegar hasta Belem en transporte público desde el centro de la ciudad o también en coche si dispones de él ya que en el barrio hay un enorme parking donde aparcar.

El primer lugar que conocerás de Belem será el Monasterio de los Jerónimos, para muchos el lugar más importante que visitar en Lisboa en tres días. Esuna visita imprescindible que te sorpenderá tanto por su iglesia como por su claustro, uno de los mejores que verás en Portugal. Seguramente encontrarás cola, pero avanza rápidamente.

A su lado hay un planetario y varios museos bastante interesantes. Pero lo mejor lo encuentras no demasiado lejos, a pocos pasos. Se trata de la Torre de Belem, uno de los símbolos de la ciudad. Se trata de un antiguo edificio defensivo que servía para defender a Lisboa de los enemigos que llegaban por mar. Su visita es también imprescindible y aunque también suele haber cola no te asustes ni te saltes la visita. Te gustará.

Desde aquí puedes volver caminando junto al Río Tajo, admirando a lo lejos el Puente 25 de Abril, hasta llgar al Monumento a los Descubrimientos, dedicado a los navegantes portugueses que surcaron los mares en busca de nuevas tierras. Puedes subir a su parte superior y tener unas vistas geniales del Barrio de Belem y del Río Tajo. No podrás de dejar de dirigir tu mirada hacia los puntos ya visitados.

Lisboa - Barrio AltoAntes de abandonar Belem, no te olvides de comprar unos pasteis de nata, el dulce más famoso de Portugal.

Desde Belem podemos volver el centro de lisboa, nuevamente a la Baixa, para disfrutar nuevamente del Elevador de Santa Justa, que te llevará hasta el Barrio Alto. Antes de comenzar a caminar por las empedradas calles del barrio, disfruta de las vistas que te ofrece el mirador del elevador.

Ahora ya sí, piérdete por las calles del Barrio Alto y el Chiado, los dos barrios de esta colina, que tienen una confusa delimitación pero algo en común, su encanto especial y la belleza de sus casas y edificios. Son además los barrios con más ambiente de Lisboa.

El Convento de San Carmo es posiblemente su principal punto de interés. Se encuentra en ruínas tras ser prácticamente destruido en el terremoto de 1755 pero su visita es obligada. En él se encuentra el Museo Arqueológico.

Otros lugares que visitar en esta colina son el Largo de Camoes y los cafés que se encuentran en ella, o los miradores de San Pedro de Alcántara o Santa Catarina. Como puedes observar, los miradores tienen una gran importancia en esta ciudad.

Finaliza así el segundo de los días de los tres que tenemos para visitar Lisboa.

Qué ver en Lisboa el tercer día

Lisboa - Parque de las NacionesSeguramente con una gran pena, pero con esperanza de volver, llegamos al último de nuestros 3 días para conocer Lisboa. Ya hemos visitado los barrios del centro y también Belem. Hoy toca ir nuevamente hasta las afueras de la ciudad y visitar un lugar que cobró protagonismo en 1998 con la Exposición Universal celebrada en Lisboa ese año, el Parque de las Naciones.

Si dispones de coche, esa será la mejor opción para llegar hasta el Parque de las Naciones. Si no lo tienes, utiliza el tren, que además te dejará en el primer gran punto de interés de la zona, la Estación de Oriente.

La Estación de Oriente fue construida para la Expo 98, es obra de Santiago Calatrava y no deja indiferente a nadie. Su cúpula de hierro y cristal recuerda a una catedral y es imposible estar ante ella y no sorprenderte. Anexo a la estación se encuentra el centro comercial Vasco da Gama con las tiendas y restaurantes de las mejores cadenas.

Frente a la estación se abre un gran recinto donde hay diferentes pabellones, que fueron utilizados para la exposición y que hoy en día también tienen su utilidad. Uno de ellos es el Pabellón de Portugal, con una enorme pala de hormigón armado en la entrada que recuerda una vela.

Entre las visitas que se pueden realizar destacan el Oceanario, que recuerda a un portaaviones. Es el segundo mayor oceanario de Europa y en él podemos admirar diferentes especies de aves, mamíferos, peces y reptiles en diferentes habitats que representan los diferentes océanos del planeta.

Lisboa - Gastronomia - Pasteles BelemA su lado está el Pabellón del Conocimiento, un gran museo de ciencia y tecnología con numerosas actividades interactivas en el que se puede aprender mucho y que resulta de gran interés para los más pequeños de la casa.

De allí parte el Teleférico, que te lleva hasta la parte norte del Parque de las Naciones, paralelo a las orillas del Tajo, acercándose a la Torre Vasco da Gama, otro de los grandes edifcios que podemos admirar en esta zona. La Torre Vasco da Gama es el edificio más alto de Lisboa, tiene un restaurante en su parte superior y desde allí se puede admirar el río, gran parte de la ciudad y el Puente Vasco da Gama, el más largo del país y segundo de Europa.

Otros lugares de interés que puedes visitar en el Parque de las Naciones son el Pabellón Atlántico o la Iglesia de Nuestra Señora de los Navegantes.

Así finaliza nuestra visita al Parque de las Naciones y nuestro recorrido de tres días por Lisboa. Si tienes tiempo, puedes volver al centro de la ciudad y profundizar en aquella zona que más te haya gustado.

Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Lisboa.