Qué visitar en Alaska en un viaje inolvidable

Alaska es el estado más grande de los Estados Unidos de América. A pesar de que muchos de nosotros inevitablemente asociamos a Alaska a la nieve y al invierno.

Alaska tiene una gran cantidad de cosas que ver y que disfrutar. Por supuesto, disfrutar de un invierno en Alaska es disfrutar de un invierno diferente, casi mágico.

Sin embargo vamos a destacar algunos de los aspectos más importantes que nos podemos encontrar y que destacan todos los que han hecho viajes a Alaska, para poder ampliar las miras y nuestro conocimiento de cara a los lugares más interesantes que tiene y merece la pena conocer.

Lo mejor que ver en Alaska

Wrangell – San Elías

Si por algo destaca Alaska además de por su nieve y hielo, es por sus parques nacionales.

Cuenta con un total de 17 y de entre todos estos, uno de los más importantes y que merece una visita obligada es el parque de Wrangell – San Elías, que cuenta con el honor de ser el más grande de todo el estado.

Recorrer el parque supone estar en contacto con la naturaleza más salvaje. Además, en Wrangell – San Elías, tendrás la posibilidad de visitar un pueblo minero que data del siglo XX y que todavía sigue dedicando su actividad a la extracción del cobre.

Las auroras boreales

Uno de los espectáculos más bellos que se puede contemplar en la faz de la tierra, es el de la aurora boreal, de lo mejor que ver al viajar a Alaska. En este estado podrás disfrutar de este fenómeno, que se avista con una mayor frecuencia en invierno. Alquila una cabaña, disfruta de la naturaleza y dedícate a cazar estas auroras, tendrás una experiencia inolvidable.

Los glaciares

Los glaciares son otro de los espectáculos de la naturaleza que se puede visitar en Alaska. Otro Parque Nacional, en este caso, el de los Fiordos Kenai, cuenta con una gran cantidad de glaciares que visitar en su interior.

Desde aquí te recomendamos visitar el glaciar Exit, uno de los más famosos y visitados en Alaska. Además de esto, la fauna silvestre como las nutrias y los leones marinos estarán a la vista de todos, completando un mosaico de naturaleza realmente espectacular.

Su gastronomía

Como prácticamente en todos los países del mundo, la gastronomía siempre es algo importante. En el caso de Alaska, no te puedes ir sin probar un buen salmón, ya que Alaska es uno de los últimos lugares en el mundo donde podrás disfrutar de auténticos refugios de salmón salvaje. Probablemente, no vuelvas a probar un salmón como este en ningún otro lado.

Piscinas termales

A pesar de que puedas pensar que hace demasiado frío para bañarse en una piscina en Alaska, esto es una posibilidad gracias a sus piscinas termales.

En este caso, Chena Hot Springs cuenta con una gran cantidad de piscinas naturales termales, lo que supone toda una auténtica experiencia de estar al aire libre sumergido en una piscina y no pasando frío en ningún momento a pesar de encontrarte rodeado de nieve y hielo. Una experiencia que todo viajero que visite Alaska debería de probar al menos una vez en su vida.