El Barrio de Triana es el más clásico de todos los barrios de Sevilla. Es el barrio más auténtico, el más típico. Aquel que esconde toda la esencia de lo que representa Sevilla.

Triana se encuentra se encuentra junto al Río Guadalquivir en la otra orilla del barrio histórico y fue tradicionalmente un barrio de alfareros, marineros y pescadores, cuna de artistas muy conocidos dentro del flamenco o el toreo.

Aquí te vamos a hacer un resumen de lo que puedes ver en el Barrio de Triana en un recorrido que recomendamos realizar si visitas Sevilla.

Un paseo con lo mejor que ver en Triana

Para disfrutar del Barrio de Triana simplemente tienes que caminar y perderte por sus encantadoras calles. Pero si quieres vivirlo todavía más, te recomendamos estas actividades:

El Puente de Triana y la Plaza del Altozano

Sevilla - Barrio de TrianaPara llegar al barrio se puede cruzar el Puente de Triana, construido entre 1845 y 1852 y que en realidad se llama Puente de Isabel II.

Este bonito puente de hierro es una seña de identidad del barrio y la más importante puerta de entrada al mismo.

Lo primero que encuentras tras cruzar el puente es la Plaza del Altozano, la principal plaza del barrio donde se encuentra el Mercado de Triana, construido sobre los restos del Castillo de San Jorge

Este castillo fue sede de la Inquisición desde 1481 y que sufrió un grave abandono hasta que se decidió construir el mercado.

EL Mercado de Triana

Sevilla - Mercado de TrianaMuy cerca del Mercado de Triana se encuentra el Callejón de la Inquisición, la calle por donde eran conducidos los acusados para ser juzgados o directamente quemados en la hoguera. Hasta 1992 fue el único resto visible del Castillo de San Jorge.

Dejando a un lado el Monumento a Juan Belmonte y avanzando de frente, encontramos la Calle San Jacinto, una calle comercial y muy animada donde además se encuentra la Iglesia de San Jacinto.

Volviendo hacia la Plaza del Altozano, se puede coger la Calle Pureza y seguir el recorrido.

La Calle Pureza, la de más encanto

Sevilla - Capilla de los MarinerosLa Calle Pureza es una de las más auténticas del barrio donde se encuentra la Capilla de los Marineros, sede de la popular Hermandad de la Esperanza de Triana, famosa por su procesión de la madrugada del Viernes Santo.

Se trata de una capilla realmente bonita de estilo barroco y formada por tres naves, no muy grandes, con una decoración bastante especial.

Unos metros más adelante encontramos la Iglesia de Santa Ana, la más antigua de Sevilla, y es que fue fundada en el año 1280.

Es de estilo gótico-mudéjar y su interior es realmente espectacular, dando un aspecto de catedral que no parece apreciarse desde su exterior aunque sí que te puedes hacer una idea de sus dimensiones.

Eso sí, su aspecto no es el que tenía en su origen, ya que tras el devastador terremoto de Lisboa de 1755 sufrió graves daños y tuvo que ser en parte reconstruida.

La Calle Betis. Paseando junto al río

Sevilla - Calle BetisAl final de la Calle Pureza, giramos a la izquierda y llegamos hasta el Río Guadalquivir, donde paralela al mismo discurre otra de las calles más famosas de Triana, la Calle Betis.

En esta calle aún podemos encontrar algunos de los antiguos muelles del siglo XIX y hoy en día es una calle con mucho ambiente gracias a sus terrazas y restaurantes donde poder cenar a la luz de las velas junto al río.

Allí puedes degustar raciones típicas sevillanas, como el pescaíto frito, a la luz de las velas  viendo como atardece sobre la ciudad de Sevilla a la vez que se encienden las luces de la Giralda, la Torre del Oro, los puentes sobre el Guadalquivir y en último término las torres de la Plaza de España.

También te puede interesar

Etiquetas: ,