Hacer turismo rural en el norte de Extremadura

El turismo rural está en pleno auge debido a nuevos conceptos como el glamping. Si no has oído hablar nunca acerca de este concepto, no te preocupes, nosotros te lo explicamos.

El glamping es un término que surge de juntar las “camping” y “glamorous” y que se acuña a finales del siglo XIX. En esencia, el glamping es como un camping de lujo, es decir, hacer turismo rural de calidad y poder disfrutar en el campo de un camping tradicional, pero sin renunciar a todas las ventajas que puede proporcionarte un hotel de cinco estrellas.

El glamping es perfecto para todos aquellos que les guste el campo, pero no les guste los inconvenientes que tiene. Esto quiere decir que, si te gusta la naturaleza y disfrutas haciendo senderismo, pero no te gusta dormir en una tienda de campaña o te preocupa llenarte de bichos, el glamping es la mejor solución.

El glamping supone una nueva forma de poder disfrutar de unas vacaciones en el campo, con todas las ventajas que puede ofrecerte un local de una gran ciudad. Para disfrutar del glamping uno de los lugares más recomendados es el Norte de Extremadura por todo lo que ofrece.

¿Qué puedes hacer en el Norte de Extremadura?

El Norte de Extremadura es la conjunción perfecta entre la naturaleza y el arte rural. Puedes disfrutar de varias rutas con las que poder disfrutar, entre otros lugares, del Parque Nacional de Monfragüe. En este Parque Nacional podrás andar entre campos de eucaliptos y contemplar su paraje a lo largo de sus miradores. Diferentes rutas oficiales, de todas las dificultades, tanto para si eres un experto en el senderismo o te quieres enfrentar por primera vez a tu primera ruta.

Además del Parque Nacional de Monfragüe, también te recomendamos que lleves a cabo una visita a Las Hurdes, en donde te podrás encontrar con algunos elementos tan característicos como el Puente de los Machos, un puente cuya construcción data del siglo XIII.

La Sierra de Gata y los Valles de Alagón, el de Ambroz y el Jerte, están plagados de pueblos con un encanto de lo más particular, como es el de Hervás, que cuenta con una de las juderías más bonitas que puedes visitar en España. Imagina hacer glamping en La Vera y disfrutar de sus maravillas.

Plasencia, una visita obligada

Plasencia - AcueductoSi te cansas de tanta naturaleza, también puedes hacer una visita a Plasencia, una parada más que recomendada. Considerada como una de las ciudades más importantes del norte de Extremadura, Plasencia es una antigua ciudad medieval construida a finales del siglo XII. Una ciudad repleta de historia en donde puedes visitar sus murallas o su Plaza Mayor, el centro de vida de la ciudad y en donde destaca especialmente su ayuntamiento construido en el siglo XVI.

En Plasencia también puedes visitar su catedral, algo que realmente te sorprenderá debido al tamaño pequeño de la ciudad. De hecho, se tratan de dos catedrales diferentes, una catedral vieja que cuenta con un estilo de transición del románico al gótico y una catedral nueva, solapada a la anterior catedral vieja en 1578.

Finalmente, no te puedes marchar de Plasencia sin visitar su acueducto, algo que probablemente no conocías y que se encuentra en muy buen estado.