Saltar al contenido

Un paseo por Lavapiés. Un barrio multicultural entre corralas y arte urbano

Si visitas el centro de Madrid tienes un barrio de obligada visita, Lavapiés. En realidad no es un barrio oficial en si, sino una zona del Barrio de Embajadores que se encuentra al sur del Distrito Centro y cuya visita puedes combinar perfectamente con paseo por el vecino Barrio de La Latina.

El barrio de Lavapiés es uno de los más antiguos de Madrid y según cuenta la tradición su nombre se debe a una fuente que había en el corazón del barrio en el que sus vecinos se lavaban los pies. No sabemos si era verdad pero esa fuente aparece en las placas que te dicen que estás en la Calle Lavapiés.

Hoy en día, Lavapiés es un barrio multicultural donde conviven casi un centenar de nacionalidades, que viven en total armonía (aunque hay gente que cree que es un barrio peligroso), algo que comprobarás viendo sus tiendas, sus restaurantes y el ambiente que se vive en las calles.

Un paseo por Lavapiés

La Calle Embajadores y sus alrededores

Nuestro paseo por Lavapiés lo vamos a comenzar en la famosa Glorieta de Embajadores que sirve de de frontera entre los distritos de Centro y Arganzuela. Ya en esta plaza podemos hacernos una idea del tipo de arte urbano y alternativo que nos vamos a encontrar en nuestro recorrido ya que allí se encuentra la antigua Fábrica de Tabacos, un edificio industrial del siglo XVIII, sede actual de un espacio cultural llamado la Tabacalera donde puedes visitar curiosas exposiciones.

Subiendo por la Calle Embajadores, una calle muy castiza, nos iremos encontrando con importantes puntos de interés como el Casino de la Reina, el Mercado de San Fernando, la Iglesia de San Cayetano o el Teatro Pavón, justo antes de llegar a la Plaza de Cascorro, conocida por su gran ambiente y por El Rastro que cada domingo se instala en sus alrededores.

Desde allí podemos comenzar a caminar por las estrechas callejuelas admirando sus característicos edificios hasta llegar primero a la Plaza de Nelson Mandela, donde se encontraba la antigua Fuente de Cabestreros, y después a la Plaza de Arturo Barea, caminando por la calle Mesón de Paredes.

De la Plaza de Arturo Barea a la Plaza de Lavapiés

La Plaza de Arturo Barea es una de las plazas más bonitas del barrio de Lavapiés. En ella encontramos uno de los monumentos más importantes del barrio, las Escuelas Pías de San Fernando, un edificio aparentemente en ruinas que ha sido rehabilitado hace poco albergando una de las sedes de la UNED en Madrid.

En las Escuelas Pías estudió Arturo Barea, el escritor que da nombre a la plaza, donde también se encuentra una estatua de Agustín Lara, compositor y cantante mexicano autor del famoso chotis «Madrid». Sí, aquel que comienza «Cuando llegues a Madrid, chulona mía, voy a hacerte emperatriz de Lavapiés…».

Desde allí ya podemos admirar uno de los puntos de interés más interesantes de Lavapiés, la Corrala de Sombrerete, situada entre las Calles Sombrerete y Tribulete y cuyo patio da a la Calle Mesón de Paredes. Es una muestra del estilo arquitectónico de las casas del barrio, de una estética muy singular. El hecho de que el patio esté abierto y se pueda admirar desde la calle le otorga un valor especial ya que nos permite conocer cómo son las típicas corralas, cuyos balcones dan a un patio interior, sin tener que entrar en ninguna.

Nuestro recorrido continúa por la Calle Sombrerete, una de las más históricas de Lavapiés, un barrio donde cada calle esconde una historia o leyenda. Todas ellas te las podrán contar si realizas este Free Tour por Lavapiés y La Latina, uno de los más curiosos de Madrid.

Por fin llegamos al corazón del barrio, la Plaza de Lavapiés, una plaza triangular donde siempre encontrarás un gran ambiente y donde se encuentra el Teatro Valle-Inclán, además de numerosas tiendas, bares y restaurantes.

Las Calles Argumosa y Santa Isabel

De la Plaza de Lavapiés salen numerosas calles en las que encontrarás, además de pequeños teatros de barrio muy curiosos, muchos restaurantes con comidas típicas de las decenas de nacionalidades que habitan el barrio. Es una forma de viajar gastronómicamente alrededor del planeta sin salir de un barrio.

Pero la calle que vamos a tomar es la Calle Argumosa, quizás la más comercial de Lavapiés y que también tiene un gran ambiente por sus bares y terrazas. En las calles paralelas a Argumosa, donde se celebran cada verano las Fiestas de San Lorenzo, encontramos lugares tan singulares como «Esta es una Plaza«, un jardín comunitario gestionado por los propios vecinos que te da una idea del estilo de vida colaboracionista de los habitantes de Lavapiés.

Al final de la calle llegamos al Museo Reina Sofía, máximo exponente cultural del barrio, junto a la Casa Encendida, cuya entrada se encuentra en la Ronda de Valencia.

Desde el museo, uno de los principales que visitar en Madrid, parte la Calle Santa Isabel, donde se encuentra el Real Monasterio de Santa Isabel, que da nombre a la fábrica de tapices representada por Velázquez en su célebre cuadro Las Hilanderas, y también el Palacio de Fernán Núñez, actual sede de la Fundación de Ferrocarriles Españoles.

El último tramo hasta la Plaza de Tirso de Molina

La Calle Santa Isabel desemboca en la Plaza de Antón Martín, justo después de dejar a un lado el Mercado de Antón Martín y el curioso Cine Doré, que data del año 1912 lo que le convierte en el cine más antiguo de Madrid y uno de los primeros que se construyeron en España. Hoy en día, el Cine Doré es la sede de la Filmoteca Española y se siguen proyectando películas.

La Calle de la Magdalena es la siguiente que debes tomar, aunque también recomendamos perderse por las calles aledañas, como la Calle de la Cabeza, antes de llegar a la Plaza de Tirso de Molina, punto final de nuestro recorrido por el Barrio de Lavapiés.

En la Plaza de Tirso de Molina se encuentra el Teatro Nuevo Apolo y edificios muy singulares aunque lo más destacado de la plaza son sus puestos de flores que la dan colorido y un encanto especial.

El arte urbano de Lavapiés

Posiblemente ya te habrás dado cuenta durante el recorrido pero por si acaso te lo recordamos en este momento por si quieres volver a adentrarte en el barrio y disfrutar de una de sus señas de identidad. Hablamos de los grafitis (artísticos, no vandálicos) que adornan numerosas fachadas del barrio.

Los primeros los habrás podido disfrutar en los muros exteriores de la Tabacalera, sobre todo en la que da a la Calle Miguel Servet. También habrás visto algunas fachadas de la Calle Embajadores y también en los bajos de la Corrala de Sombrerete. Pero también hay muchos más que podrás descubrir si haces este Tour del Grafiti por Madrid, que te lleva por todos ellos.

Pero como ya te hemos dicho antes, en Lavapiés hay infinidad de pequeñas salas de arte y teatros, así como los grandes museos o teatros ya mencionados. Un paseo inolvidable por uno de los barrios más castizos de Madrid donde además encontrarás pequeños comercios centenarios en los que te darán muchas ganas de entrar y comprar.

Etiquetas: