Un paseo con lo mejor que ver en la parte vieja de San Sebastián

El norte de España ofrece una gran cantidad de destinos turísticos, perfectos para organizar una pequeña escapada de unos días y disfrutar de la cultura, historia, y la gastronomía más exquisita en emplazamientos urbanos únicos, de gran belleza y rico patrimonio, totalmente recomendados a visitar.

Un buen ejemplo de ello es la ciudad de San Sebastián, una ciudad vasca famosa por su belleza, y por ser uno de los rincones urbanos preferidos para recorrer a pie, especialmente su Parte Vieja, completamente peatonal, y que es uno de los mejor conservados, y que sin duda alguna merece la pena conocer.

Aquí vamos a realizar un recorrido por la Parte Vieja de San Sebastián para que disfrutes como si estuvieras allí.

Recorrer la Parte Vieja de San Sebastián

San Sebastián - Plaza ConstituciónUbicado entre el río Urumea y el puerto, el casco viejo de San Sebastián ofrece al visitante un gran número de atractivos, no solo para los aficionados a la historia y la cultura, sino también para aquellos que desean probar alguno de los mejores pintxos de la ciudad, de gran fama y varieda.

Actualmente, la parte antigua que se puede recorrer ahora data del siglo XIX, pero la zona vieja de Donostia original -de la que apenas se conserva una parte de la antigua muralla- creció en su momento entorno a los edificaciones religiosos de Iglesia de San Vicente, la Basílica de Santa María del Coro, y el convento de San Telmo.

De este modo, perderse por las calles en el barrio de la parte vieja de San Sebastián, implica acercarse a alguno de los edificios más icónicos de esta ciudad del País Vasco. Lugares que tienen como punto de partida la Plaza de la Constitución, utilizada en su momento como plaza de toros, y que hoy en día es el punto neurálgico de la ciudad norteña.

A partir de ahí es posible acercarse a la Iglesia de San Vicente del siglo XVI y de estilo gótico, una de las primeras paradas obligadas; una edificación de la más antiguas que ha sobrevivido al incendio que asoló la ciudad durante la guerra de la independencia frente a las tropas napoleónicas, y que hoy en día ofrece una de las vidrieras y uno de los retablos románicos mejor conservados del país.

San Sebastián - Catedral del Buen PastorOtra parada recomendada en la capital guipuzcoana es la imponente Catedral del Buen Pastor, actual sede de la diócesis de la ciudad que sorprenderá por su belleza, entrada principal y por su gran altura. Igualmente, la Basílica de Santa María del Coro de estilo barroco, entremezclada con toques neoclásicos, elementos góticos y churriguerescos y neoclásicos, es otra visita ineludible.

Los aficionados a los museos tienen en la Plaza Zuloaga el de San Telmo, al comienzo del monte Urgull, y que es una parada obligada para todo visitante por encontrarse junto al viejo convento del mismo nombre.

Un conjunto arquitectónico que se integra perfectamente en uno, y que destaca por su gran belleza, y por la gran historia que atesora, ya que es posible disfrutar de exposiciones y de una destacada colección de arte, además de una más que notoria selección etnográfica de la ciudad y del País Vasco.