Inicio » España » La Rioja » Qué ver en Logroño en un día, ciudad de la gastronomía y el enoturismo

Qué ver en Logroño en un día, ciudad de la gastronomía y el enoturismo

La capital de La Rioja, Logroño, es una ciudad pequeña con lugares muy interesantes que visitar en un día. Además de la famosa Calle Laurel, donde disfrutar del tapeo y la gastronomía riojana, tienes diferentes iglesias, monumentos y palacios.

También puedes incluso visitar una bodega, algo muy típico en La Rioja gracias a su fantástico vino, que hace del enoturismo una de las principales actividades que hacer en Logroño y alrededores.

Aquí tienes un recorrido para conocer lo más importante que ver en Logroño en 1 día.

Visitar Logroño en un día

Visitar las Bodegas Franco-Españolas

Estando en una de las capitales del vino de España nuestro recorrido debería comenzar en una bodega. Y para ello recomendamos las Bodegas Franco-Españolas debido a su cercanía al centro de Logroño, ya que se puede llegar paseando en pocos minutos al otro lado del popular Puente de Hierro.

Por si no lo sabías, se dice que eran las Bodegas favoritas de Ernest Hemingway, y es que este escritor las visitó en el año 1956 y ya por aquel entonces quedó encantado con la experiencia. Las Bodegas Franco-Españolas tienen más de 125 años de historia y se pueden visitar para conocer el proceso de elaboración del vino recorriendo sus salas y conociendo su historia.

Al finalizar el recorrido, realizado con un experto en enología, se puede disftutar de una cata y un aperitivo. Aunque también hay packs más completos que incluyen incluso comida en la que podrás deleitarte con un menú típico riojano. Por cierto, puedes ir con los más pequeños de la casa, pues también tienen actividades específicas para los niños.

Sin duda, una visita recomendada antes de cruzar el Río Ebro y comenzar a visitar el centro de Logroño.

Los puentes de Logroño

Para llegar al centro de Logroño desde las Bodegas Franco-Españolas hay que cruzar el Río Ebro. Y lo podemos hacer gracias a dos puentes que han sido testigos de la historia de la ciudad.

El más cercano a las bodegas es el Puente de Hierro, inaugurado en 1822, de 300 metros de longitud. El otro, es el Puente de Piedra que fue construido en la misma época del de Hierro, en 1824, en el mismo lugar en el que se encontraba el puente original que fue destruido en 1871 tras una espectacular crecida del Río Ebro.

El Puente de Piedra, uno de los símbolos de la ciudad, es el más bonito de los puentes de Logroño y las mejores vistas del mismo se tienen precisamente desde el Puente de Hierro.

La Concatedral

Por fin llegamos al centro de la ciudad, donde se encuentran los principales lugares que ver en Logroño en un día. El primer lugar a que acercarse es a la Concatedral de Santa María de la Redonda, principal templo religioso de Logroño.

La Concatedral de Santa María de la Redonda destaca en su exterior por sus caracteristicas torres gemelas, añadidas en el siglo XVIII al un edificio que ha sufrido muchas remodelaciones desde que fuera construido en el siglo XV en el mismo lugar donde ya existía otro templo. Entre las torres una espectacular fachada-retablo.

De su interior debemos destacar diferentes obras de arte como El Calvario de la Rioja, un pequeño cuadro tras el retablo mayor, o las Tablas Flamencas de Gillis de Coingnet.

Paseo por el resto del Casco Antiguo

Muy cerca de la Concatedral se encuentran otras de las iglesias principales que ver en Logroño. Una de ellas es la Iglesia de Santa María de Palacio, de la que debemos destacar su gran aguja piramidal del siglo XIII así como su Claustro y su Retablo Mayor.

A pocos metros está la Iglesia de San Bartolomé con su gran torre y su espectacular fachada, la gran obra de arte de esta iglesia. En ella encontramos 19 viñetas que relatan la vida de San Bartolomé. La otra que debemos visitar es la Iglesia de Santiago el Real, del siglo XVI construida sobre un templo medieval.

Tras visitar las 3 iglesias podemos caminar por las calles con más encanto de Logroño, como puede ser la Calle Ruavieja, utilizada por los peregrinos para entrar en la ciudad y en la que podemos encontrar numerosos calados en los que antiguamente se hacía y almacenaba el vino.

Otra de esas calles es la Calle Portales, la principal calle del centro de Logroño, repleta de tiendas y terrazas que le dan un gran ambiente durante todo el día.

La Calle Laurel y sus alrededores

El siguiente destino es la calle más famosa de Logroño, la Calle Laurel. En esta calle puedes disfrutar de toda la gastronomía riojana sin salir de ella Es la calle del tapeo por excelencia y cada uno de los bares tiene su propia especialidad. Razón suficiente como para que en ella encontremos un ambiente envidiable y sea uno de los principaes puntos de reunión de turistas y logroñeses.

Desde allí, caminando unos metros, llegamos al Teatro Bretón de los Herreros, situado en la calle del mismo nombre y cuyos orígenes se remontan al siglo XIX, época en la que se proyectó la primera película cinematográfica en Logroño. No muy lejos está el Museo de la Rioja, situado en la casa donde vivió el General Espartero.

Muy cerca se encuentra el Paseo del Espolón, la plaza más emblemática de Logroño y que oficialmente se llama Paseo del Príncipe de Vergara. En ella encontramos el Monumento al General Espartero y alrededor de ella se erigen esbeltos edificios que forman el centro financiero de Logroño.