Qué ver en Sepúlveda y su comarca, uno de los pueblos más bonitos de Segovia

Si hay un pueblo que merezca la pena visitar por su belleza, su gastronomía, su patrimonio y su historia, ese es Sepúlveda, situado a unos 62km de Segovia. En Sepúlveda podemos encontrar vestigios de las 3 principales religiones, cristiana, musulmana y judía, y cuenta además con unos alrededores realmente espectaculares.

Visitar Sepúlveda es una de las mejores excursiones que puedes hacer tanto si estás de viaje en Segovia como Madrid pero además del bonito pueblo en su comarca también tenemos unos alrededores espectaculares como las Hoces del Río Duratón y otros pueblos también muy interesantes.

Aquí os vamos a contar qué ver en Sepúlveda en 1 día y qué recorrido hacer en coche por su comarca para que no te pierdas nada.

Qué ver en Sepúlveda en 1 día

Hasta la Plaza Mayor de Sepúvelda

Para comenzar a visitar Sepúlveda recomendamos dejar el coche en el amplio parking que se encuentra en la zona norte de la localidad y comenzar a caminar hacia su Casco Histórico. El primer punto de interés que encontrarás será el Museo de los Fueros, situado en la Iglesia de los Santos Justo y Pastor, de estilo románico. En el museo podrás descubrir la historia de Sepúlveda y su Fuero.

El siguiente punto de interés camino de la Plaza de España y adentrándonos en las bonitas calles del centro histórico es la Casa de los Proaño, y su fachada plateresca, y la Puerta del Azogue, una de las emblemáticas puertas de la localidad también llamado Arco del Ecce Homo.

Justo después se encuentra la Plaza Mayor, donde se celebraban originalmente mercados y ferias. Se trata de una plaza porticada típica castellana, centro neurálgico de Sepúlveda, donde podemos destacar sus tres torreones pertenecientes a la muralla árabe del siglo X bajo los cuáles se encuentra el «Reloj de la Plaza» formando una de las imágenes más típicas que ver en Sepúlveda en 1 día.

De la Iglesia de San Bartolomé a los Arcos de la Judería

Al final de la Plaza Mayor parte una pequeña escalinata que llega hasta la Iglesia de San Bartolomé, una de las iglesias que visitar en Sepúlveda. Se trata de una iglesia románica del siglo XII de la que podemos destacar sus capillas barrocas y el pórtico de entrada.

Volviendo sobre nuestros pasos y dejando a un lado los tres torreones del castillo nos dirigimos por una de las calles más interesantes de Sepúlveda, la Calle de los Fueros desde donde podemos tener una de las mejores imágenes de la villa y también de sus alrededores.

Allí nos encontramos la Cárcel de la Villa, que hoy en día es la Oficina de Turismo, construida en el siglo XVI y que cumplió su función hasta el siglo XX. También está la Casa del Parque, donde podemos conocer más sobre las Hoces del Río Duratón y finalmente los Arcos de la Judería, tres arcos de piedra que representaban antiguamente el acceso a la Judería de Sepúlveda.

La Iglesia del Salvador y la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña

Todavía queda mucho que ver en Sepúlveda en un día, como por ejemplo, la Iglesia del Salvador, situada a pocos metros de la Calle de los Fueros. Se trata de una iglesia románica del siglo XI que constituye uno de los mejores exponentes del románico castellano y que es de obligada visita.

Desde allí, volviendo sobre nuestros pasos, nos dirigiremos por una larga calle admirando sus bonitos edificios de piedra hasta otra de las iglesias de Sepúlveda, en este caso la de Nuestra Señora de la Peña, también románica como las demás iglesias de la villa y de la que debemos destacar su pórtico de entrada con la Visión del Apocalipsis, su Torre y la Imagen de la Virgen de la Peña

Justo detrás se encuentra el Mirador de la Virgen de la Peña, desde donde se pueden ver las primeras Hoces del Río Duratón, la gran joya natural de la comarca y que será nuestro siguiente destino.

Otros lugares que visitar en la Comarca de la Villa y Tierra de Sepúlveda

Las Hoces del Río Duratón

No puedes visitar Sepúlveda sin disfrutar también de las Hoces del Río Duratón, de las que ya habrás podido disfrutar en la Casa del Parque de Sepúlveda y también desde el Mirador de la Virgen de la Peña. Pero ahora toca disfrutar de ellas en primera persona.

Se trata de un Parque Natural donde el Río Duratón discurre encajado en un espectacular cañón, morada de buitres leonados, halcones y águilas, y donde hay diversas sendas para disfrutar del mismo y conocerlo en profundidad.

De todas las sendas, la más famosa es la de la Ermita de San Frutos. Para llegar a ella hay que acceder en coche por un camino de tierra hasta el aparcamiento desde donde puedes caminar admirando las hoces y llegando en muy poco tiempo en un agradable paseo hasta la Ermita de San Frutos, restos de un antiguo convento situado sobre uno de los meandros del Río Duratón.

Pero también merecen la pena realizar la Senda de la Glorieta o la Senda de los Dos Ríos, que comienzan en la propia localidad de Sepúlveda  y que son de baja dificultad, ideales para ir con niños. Si quieres algo más completo tienes la Senda Larga que une el Puente de Talcano con el Puente de Vilaseca, en un paseo de unos 23km, ida y vuelta.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Duratón

No muy lejos de Sepulveda, a unos 7km, se encuentra la localidad de Duratón, una pequeñísima población de tan solo 30 habitantes pero con una gran historia a sus espaldas que hace que sea una de las visitas imprescindibles de la zona.

Y es que allí se encuentra la impresionante Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una iglesia románica porticada de 1203. Sin duda podemos decir que su pórtico es de los mejores de España. Tiene 10 arcos y 2 puertas y es sin duda el principal atractivo de esta iglesia. Los capiteles son una auténtica obra de arte del románico y en ellos se representan diferentes escenas de la Natividad

Junto a la iglesia se encuentra la Necrópolis Visigótica y Yacimiento Romano de Los Mercados, pertenecientes a la antigua ciudad romana de Confluenta. La necrópolis es una de las más destacadas de España.

La Cueva de los Enebralejos de Prádena

Nuestra visita en coche a la comarca de Villa y Tierras de Sepúlveda debe acabar en Prádena, donde se encuentra la Cueva de los Enebralejos, la cueva más importante de la provincia de Segovia y que bien merece una visita.

La cueva presenta una serie de galerías y salas donde abundan las estalactitas y estalagmitas que podemos ir admirando según vamos entrando en ella. La cueva fue además una necrópolis de aproximadamente el año 2500 AC y prueba de ellos son las pinturas y grabados que podemos encontrar allí.

La visita a la cueva se completa con la reproducción de un poblado prehistórico de la edad de los metales donde podemos conocer la vida de nuestros antepasados que vivieron allí hace 4500 años.

Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Sepúlveda.