Las cuevas más interesantes que visitar en Navarra

Navarra destaca por ofrecer un gran número de actividades en plena naturaleza, perfectas, cómodas e interesantes para disfrutar en familia o con amigos. Una de las más destacables son sus impresionantes cuevas; unos enclaves subterráneos y enigmáticos que albergan grandes sorpresas y rincones de gran belleza, dignos de ser visitados.

Algunas de estas cuevas son realmente espectaculares y unas maravillas que están a la altura de los mejores monumentos naturales que podamos encontrar en el planeta.

Aquí os ofrecemos una pequeña descripción de las mejores cuevas que visitar en Navarra.

Cuevas que visitar en Navarra

Cueva de Zugarramurdi

Gran parte de las cuevas atesoran leyendas e historias, que no hacen más que despertar el interés entre los visitantes. La Cueva de Zugarramurdi es un buen ejemplo de ello, al estar asociada a la presencia de brujas y akelarres en un paraje natural único al norte de Navarra.

A apenas medio kilómetro de la zona urbana, es una de las cuevas navarras más populares y accesibles, perfectas para visitar con pequeños. Ha sido moldeada con el tiempo por el Río Olabidea, dando lugar a una cavidad de gran amplitud.

Junto a la cueva, se recomienda una visita al curioso Museo de las Brujas de Zugarramurdi.

Cueva de Urdax

Muy próxima al Valle de Baztan y de la frontera francesa, la cueva de piedra caliza de Urdax es otra de las más populares de Navarra. Gracias al sendero de los contrabandistas es posible conectar ésta con la Zugarramurdi, por lo que la visita de ambas se pueden combinar en un mismo día.

Conocida también por el nombre de las cuevas de Ikaburu, no es precisamente amplia, en comparación a otras de la provincia. Cuenta con una temperatura media de catorce grados, por lo que se recomienda ir preparado mientras se recorre la cueva, que se extiende junto al Riachuelo de Urtxume.

Cueva de Mendukilo

Una de las más bellas de Navarra en la localidad de Astitz, Mendukilo se hunde dentro de la Sierra de Aralar, conformando un trayecto de algo más de medio kilómetro a lo largo de unas pasarelas que se sustentan a unos cuarenta metros sobre el suelo de la cueva.

Esta gruta que se destinó en su momento como establo y refugio natural , al contar con una temperatura en su interior de unos diez grados y cierta humedad, se recomienda vestir con ropa que abrigue y calzado apropiado.

Sus estancias más conocidas son la “Sala de los lagos” y “La morada del dragón” que se comunican por un itinerario diseñado a lo largo de pasarelas flotantes.

Cueva de Basaula

Con una característica entrada circular de casi unos ocho metros de altura, la cueva de Basaula en la Sierra de Loquiz ofrece a los visitantes en esta Reserva Natural una excelente oportunidad de adentrarse en una de las cuevas más populares y extensas de Navarra.

Es famosa por contar con pinturas figurativas de la etapa de Postpaleolítico y por su galerías que se distribuyen en diferentes niveles como “La Sala de Blas”, una de las más conocidas.

De cierta complejidad, es ideal para personas experimentadas en la espeleología que desean adentrarse en una cueva de gran longitud, a la que se recomienda entrar muy bien equipado.

Cueva de Arguedas

Estas cuevas peculiares, destacan por tratarse de unas residencias naturales excavadas a lo largo de los años como alternativa a las viviendas tradicionales, especialmente sobre los años cuarenta. Originadas por la necesidad de entonces, hoy en día están abandonadas y son un excelente reclamo turístico, dignas de ser visitadas.

Una de las grandes ventajas de estas cuevas es la facilidad para excavarlas en la roca y por su temperatura estable a lo largo de todo el año, entre los dieciocho y veintidós grados, por lo que eran utilizadas no solo para vivir, sino también para almacenar cosechas y acoger ganado.

Etiquetas: