Inicio » Francia » Qué visitar en Biarritz en un día. Reina de las playas y playa de los reyes

Qué visitar en Biarritz en un día. Reina de las playas y playa de los reyes

Muy cerca de la frontera con España se encuentra la ciudad francesa de Biarritz, una población con pasado ballenero que en el siglo XIX adquirió una gran notoriedad entre la realeza cuando Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, descubrió esta ciudad balneario y se enamoró de ella decidiendo construir un palacio para pasar allí sus vacaciones.

Pero desde unos años antes, el turismo comenzó a llegar a Biarritz gracias a las recomendaciones de los médicos de la época que consideraban que las aguas de sus playas eran terapéuticas. Desde entonces, cada día enamora a más turistas.

Además de sus playas, perfectas para la práctica del surf, existen muchos otros lugares que ver en Biarritz.

Un paseo con lo mejor que ver en Biarritz en un día

1. El Hotel du Palais, el edificio más famoso que ver en Biarritz

Que ver en BiarritzSituado entre las dos principales playas urbanas de Biarritz, con unas vistas geniales al mar, nos encontramos con un precioso palacio.

Fue el que Eugenia de Montijo construyó en esta ciudad y al que acudía cada verano para disfrutar de las bonitas playas de Biarritz.

La historia del edificio ha tenido diversos avatares, incluso los objetos de valor de su interior fueron embargados.

En 1903 sufrió un grave incendio que lo destruyó por lo que tuvo que se reconstruido para seguir contribuyendo al glamour de Biarritz con la estancia de diferentes familias reales y burguesas. De ahí viene su apodo: la reina de las playas y la playa de los reyes.

Después de la II Guerra Mundial el edificio tuvo que cerrar y años más tardes abrió de nuevo para convertirse en Hotel du Palais, un lujoso establecimiento hotelero de 5 estrellas que hoy en día sigue funcionando.

2. Paseo por la Grande Plage

biarritz-grande-plageLa Grande Plage es la playa más famosa de Biarritz.

Allí se encuentran algunos de los principales lugares de interés de la ciudad y recomendamos recorrerla visitando cada rincón y disfrutando de su ambiente.

Un paseo por esta playa hasta el otro extremo es una experiencia muy relajante, incluso si la playa está llena de gente, disfrutando a mitad de camino del Casino Municipal, otro de los edificios más famosos de Biarritz.

Es un edificio Art Decó, construido en 1929, que además del casino alberga una piscina y un teatro.

En el otro extremo está un lugar muy especial, el Puerto de los Pescadores, que tuvo su mayor apogeo a finales del siglo XIX gracias a la intensa actividad pesquera de la ciudad.

biarritz-puerto-de-los-pescadoresHoy en día esa actividad ha prácticamente desaparecido pero conserva un gran ambiente de bares y restaurantes siendo el mejor lugar para comer el pescado y marisco típico de la zona.

No te pierdas allí la Iglesia de Santa Eugenia, de estilo neogótico.

Allí está también el Puerto Viejo, la zona más histórica de Biarritz, donde atracaban los barcos balleneros que hoy ya no existe, en su lugar está una playa, Plage Port Vieux, pero cuyas casas conserva el sabor marinero de antaño. De allí parten varias de las calles más comerciales de la ciudad.

La visita a esta zona debe completarse con el Museo del Mar Aquarium, en otro bonito edificio Art Decó, y la Roca de la Vírgen, conectada a tierra firme por un puente de hierro que mandó construir Napoleón III, y donde se encuentra una imagen de la virgen, que según la leyenda, salvó a un barco de naufragar cuando volvía a puerto en mitad de una tormenta.

3. Por la Playa de Miramar hasta el Faro

biarritz-faroAl otro lado del Hotel du Palais comienza la otra gran playa urbana de Biarritz, la Playa de Miramar.

Pero antes de pasear por ella debemos visitar la Iglesia Ortodoxa, un imponente templo de estilo bizantino construido a finales del siglo XIX tras un acuerdo entre Francia y Rusia por la cantidad de turistas de este país que llegaban a la ciudad atraidos por las visitas que realizaba la nobleza rusa.

Muy cerca está la Capilla Imperial, que fue una capilla privada de Napoleón III y Eugenia de Montijo y destaca por su mezcla de estilos que van desde el bizantino al morisco.

Ahora sí podemos pasear por la Playa de Miramar, más tranquila que la Grande Plage, que desemboca en el Faro, otro de los monumentos más famosos de Biarritz.

Se trata de un faro de 74 metros de altura a cuya cima se puede subir gracias a sus 248 escalones, solo aptos para valientes. Desde el faro, incluso desde su base al situarse en lo alto de una colina, se tienen unas vistas geniales de Biarritz.

4. Otros lugares que ver en Biarritz

biarritz-roca-de-la-virgenPaseando por las dos principales playas de Biarritz y la zona más antigua habrás visitado lo más importante que visitar en Biarritz

Pero también hay otros lugares que no te puedes perder como el Mercado Halles, que funciona desde 1885 y en cuyos alrededores hay un gran ambiente con numerosos bares y restaurantes.

El Museo del Chocolate es posiblemente el museo más famoso de Biarritz, que no te puede perder si eres un amante de este manjar.

En él podrás conocer la historia del chocolate y su proceso de elaboración. Y por supuesto, podrás degustarlo.

Fuera del centro de la ciudad también podrás disfrutar de algunas playas más pequeñas y menos concurridas, perfectas para la práctica del surf y rodeadas de acantilados que les otorgan un encanto especial.

Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Biarritz.