Qué ver en el Acuario de La Coruña

Tanto si eres un amante del mundo submarino como si no, tienes una visita obligada al Acuario de La Coruña por todo lo que ofrece.

Esto es debido a que el Acuario de La Coruña cuenta con el honor de haber sido reconocido como uno de los más importantes de todo el mundo, no solo por su magnitud, sino también por la gran cantidad de especies diferentes con las que cuenta.

Este acuario cuenta con dos zonas bien diferenciadas, su zona de interior como cualquier acuario normal y una zona de exterior en donde nos encontramos con varias piscinas en donde habitan pulpos y focas.

Conociendo el acuario de La Coruña

A lo largo del interior del acuario nos encontraremos con varias salas diferentes. Estas salas están pensadas para dirigirse a toda clase de públicos, por lo que no faltarán las salas interactivas y educativas dirigidas a los más pequeños, para que, además de poder disfrutar con las diferentes especies de este, puedan aprender mucho más acerca de estas. Por este motivo se trata de un acuario de lo más didáctico gracias a la cantidad de salas interactivas con las que cuenta.

Una de las salas más importantes del acuario es la Sala Maremagnum. Esta sala es un gran espacio interactivo que tiene la particularidad de contar con varias actividades que se programan a lo largo del año. De esta forma, es probable que si alternas las visitas a lo largo del año te encuentres con diferentes actividades que no hayas visto con anterioridad.

Dentro de esta sala Maremagnum nos encontramos también con zonas diferenciadas en donde, por ejemplo, podemos ver algunas de las crías de las especies de este acuario o una gran pecera en donde dependiendo de la hora del día, los más pequeños pueden interactuar y tocar a las estrellas de mar o alimentar a los peces entre otras opciones.

Otra de las salas que llama particularmente la atención es la Sala Nautilus. Conocida por sus grandes ventanales, en esta sala que alberga más de cuatro millones de litros de agua nos podemos encontrar con varias especies del atlántico tales como los tiburones toro, las águilas marinas, rodaballos o pulpos gigantes y se trata de una de las salas más espectaculares de todo el acuario. La decoración de la sala es un guiño a la decoración del propio submarino del capitán Nemo, dando además su nombre a la sala.

Además de estas dos salas también podemos visitar otras como la Sala Isabel Castelo que cuenta con exposiciones de fotografía marina, la Sala Humboldt que cuenta con exposiciones sobre otros mares o el Jardín Botánico, una zona en donde se encuentran las especies más características del propio litoral galleo.

Para facilitar mucho más la visita al propio acuario, este cuenta con servicios de cafetería y restaurante para que puedas parar para comer si lo necesitas o programarte mejor la visita a lo largo del día. Visitar el acuario de La Coruña es sin duda una de las mejores formas de conocer mucho mejor el mundo submarino.

Puedes encontrar más información en la página oficial de los Museos Científicos Coruñeses.