Visitar el Callejón del Oro en el Castillo de Praga

Muchos son los monumentos y lugares de interés que podemos encontrar en el interior del Castillo de Praga, pero existe uno de esos lugares que se puede catalogar de mágico y que a pesar de su reducido tamaño es un lugar muy grande para nuestros sentidos.

Se trata del Callejón del Oro, una estrecha y corta pero preciosa calle y cuyo nombre proviene de los orfebres que vivieron en ella en el siglo XVII.

El Callejón del Oro es para mucho el lugar más bonito de Praga.

Qué ver en el Callejón del Oro

Praga - Callejón del OroSi vamos paseando por el Castillo de Praga iremos encontrando palacios, iglesias, basílicas, torres, una catedral y de repente llegamos a una callejuela espectacular, el Callejón del Oro.

A la izquierda de la calle podemos encontrar diversas casitas de colores construidas sobre los muros del castillo para dar cobijo en un principio a los 24 guardianes del castillo del emperador Rodolfo II.

Por orden del emperador estas casitas no tendrían ventanas a los jardines del castillo y en ellas vivirían los guardianes con sus familias.

Praga - Callejón del Oro - Interior CasaPero poco después fueron ocupadas por los orfebres que hicieron reformas en las mismas y que vivieron en ellas durante siglos ofreciendo sus servicios.

Estos orfebres vivieron en estas casas hasta el siglo XIX cuando mendigos y delincuentes de la ciudad las ocuparon convirtiendo la calle en una zona degradada.

Ya en el siglo XX fueron desalojados y actualmente podemos ver en estas casas algunas tiendas donde se vende cristal de bohemia, marionetas y otros productos artesanales.

Uno de los más ilustres personajes que vivieron en el Callejón del Oro fue Frank Kafka, que lo hizo entre 1916 y 1917 y cuya estancia en esta calle sirvió como inspiración para su obra El Castillo.

Información Práctica para visitar el Callejón del Oro

También te puede interesar